El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, ha asegurado en Segovia que la muerte del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, representa que el mundo “pueda respirar más tranquilo y más aliviado”.

Así lo dijo durante un desayuno con los medios de comunicación en el que definió a Bin Laden como un «terrorista, criminal, bandido y malhechor”. Por ello justificó el hecho de que se haya acabado con su vida. “Él se ha buscado lo que le ha sucedido”, replicó.

Tras subrayar que personalmente no podía “fingir piedad” por la derrota del responsable de miles de muertes, Bono indicó que hoy “tenemos un asesino y un terrorista menos”.

Acompañado por los candidatos del PSOE a la Presidencia de la Comunidad de Castilla y León, Óscar López, y a la Alcaldía del Ayuntamiento, Pedro Arahuetes, Bono matizó que una vez que se conozcan las circunstancias en que se ha producido su muerte, se podrá valorar este aspecto. Pero no dudó en señalar que hoy “el mundo entero respira más aliviado”.

En todo caso lanzó una advertencia a los gobiernos de todo el mundo para indicar que deben ocuparse en su propia seguridad “y prever cualquier reacción”. “Hay que protegerse ante posibles venganzas”, señaló.

También se refirió a las circunstancias en que vivía el líder de la Yihad islámica y recordó que vivía en un barrio residencial de alto nivel, “con todas las comodidades, como todos terroristas que se dedican a la extorsión económica”. “Que nadie piense en un asesino con largas barbas, que vivía en una cueva, pobre y humilde”, añadió.

Igualmente tuvo palabras de responsabilidad hacia el Estado español en el sentido de que la operación forma parte de los acuerdos de la OTAN, pues las tropas españolas se encuentran en Afganistán –dijo- desde antes de que Rodríguez Zapatero llegara a La Moncloa. “Por el artículo 5 de los acuerdos del Atlántico Norte, España está en Afganistán a raíz de los atentados a las torres gemelas”, dijo.