Desde que comenzara su mandato en 2003 y 43 años de edad, Pedro Frutos Arahuetes García, ha dirigido el Ayuntamiento de Segovia durante 10 años. Una década en la que el primer edil ha protagonizado un profundo cambio en la capital Patrimonio de la Humanidad como en diferentes ocasiones ha manifestado, y como lo hacía, meses atrás a este diario digital. “Segovia era una ciudad sin gobierno, sin rumbo, abandonada, una ciudad triste, sin ilusión”, aseguraba el sucesor de José Antonio López Arranz, quien gobernó entre los años 1999 y 2003, gracias al gobierno de coalición entre UC-CDS y PP.

Nacido en 1958, abogado de profesión, casado y con tres hijos, el recién aparecido en la política segoviana se proclamaba alcalde en 2003 tras recibir 11.156 votos y obtener la llave del gobierno de la mano de Izquierda Unida que obtuvo 2.308 respaldos. Su pacto superó al Partido Popular que entonces se anotó 12.160 votaciones. Arahuetes se convirtió así en el segundo alcalde socialista de Segovia tras la reinstauración de la democracia en España. No hicieron falta pactos en las elecciones del año 2007 puesto que el abogado se alzó con la mayoría absoluta al recabar 13.082 votos frente a los 12.666 del PP de Beatriz Escudero.

Durante los últimos comicios municipales de 2011, el partido del regidor municipal consiguió 12.017 votos. Los 1.572 votos de IU le volvieron a otorgar el bastón de mando de la ciudad, tras unas tensas y largas negociaciones con el portavoz del grupo político, Luis Peñalosa, quien obligó a Arahuetes a renunciar a proyectos como el polémico aparcamiento subterráneo del Paseo de los Tilos, rechazado por la formación de IU. Desde entonces, el portavoz del PP de Segovia, Jesús Postigo, recuerda constantemente que fue su partido el que más apoyo obtuvo con 12.122 votos a su favor.

Aunque durante este tiempo la carrera política de Arahuetes ha estado ligada al PSOE, el hasta ahora alcalde de Segovia ha presumido siempre de ser independiente al partido puesto que en ningún momento ha llegado a formar parte de las listas socialistas. Para el edil, a nivel local “los alcaldes y concejales tenemos la cercanía suficiente para que se nos pueda valorar o no valorar, juzgar o no juzgar, pero siempre por méritos propios y nunca por méritos de los partidos políticos”.

A pesar de defender el límite de dos legislaturas como máximo para representar un puesto político, Pedro Arahuetes deja la política tras 10 años como alcalde de la capital segoviana. En declaraciones a Segoviaudaz.es, Arahuetes aseguraba que “tampoco voy a poner puertas al campo”, y no se trata de legislar una norma sino de considerarlo a través de la marcha política individual. Una marcha, que ha estado plagada de buenos y malos momentos, y que el alcalde de Segovia recordaba en una entrevista concedida a este medio.

Para Arahuetes, el peor momento a nivel personal fue sin duda el ictus que afectó al concejal José Llorente y que le hizo abandonar la política. Se enteró en plena inauguración de la Muestra de Cine Europeo Ciudad de Segovia ‘MUCES’ en el año 2011. “Fue uno de los palos que me llevé a nivel personal”, aseguró. En el ámbito político, el regidor municipal recordaba lo amargo del caso de los miniapartamentos en el valle del Eresma, o la renuncia al acta de concejal tras ser denunciadas presuntas irregularidades en la reforma de la vivienda de la compañera sentimental de Juan Cruz Aragoneses, compañero y amigo.

Al contrario, recuerda un amplio abanico de recuerdos que atraviesan episodios desde la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana, la puesta en marcha de los autobuses urbanos o el aparcamiento de la avenida Padre Claret o la inauguración de la Casa de la Moneda. No obstante, Pedro Arahuetes, destacaba además, la “revolución cultural” que ha protagonizado la concejalía que dirige Clara Luquero, o la gestión del patrimonio o los más de un millón de euros destinados a la gestión del turismo de la empresa municipal.

A nivel urbanístico, el actual alcalde de Segovia destacaba el “espectacular” cambio de la ciudad. Aprobado un Plan General de Ordenación Urbana, se perfila el nuevo Plan Especial de Áreas Históricas (PEAHIS) o se ha construido y urbanizado el nuevo barrio en la ciudad de Segovia. Además, también recordaba la renovación del servicio de recogida de basuras, alcantarillado y abastecimiento de agua. El lavado de cara de calles como José Zorrilla, Paseo conde Sepúlveda, San Marcos, o La Fuentecilla. “La fisionomía de las calles ha cambiado por completo”.

También incidía en el ámbito deportivo destacando las nuevas instalaciones de pádel, golf, gradas de La Albuera, la nueva Ciudad Deportiva que comienza a desarrollarse. Sin duda, uno de los aspectos de los que más ha presumido Arahuetes ha sido en su concejalía de Economía y Hacienda. “No hemos gastado más de lo que debíamos”, ha reiterado en numerosas ocasiones para asegurar que el Consistorio segoviano es uno de los menos endeudados del país. “Tenemos un nivel de endeudamiento en torno al 60, 70% dentro del 130% que podríamos llegar, el déficit no existe”, celebraba. 

Con 55 años, Pedro Arahuetes, deja paso a Alfonso Reguera García, el que será nuevo alcalde de Segovia. Segoviano nacido en 1957, el socialista ha desarrollado toda su carrera profesional en la entidad Caja Segovia, siendo director de oficina en varias localidades de la provincia. Casado y con dos hijas, Reguera ha ostentado la Concejalía de Economía y Hacienda aunque aparte de las cuentas, ha apostado por otros ámbitos como el de el asociacionismo cuando fundó la delegación segoviana de la ONG Amnistía Internacional.

Con 56 años, obtendrá la alcaldía del Ayuntamiento de Segovia además de continuar siendo el secretario general del PSOE municipal, puesto que le costó varias supuestas disputas con el edil de Deportes, Javier Arranz, con quien se disputó el puesto al frente de la agrupación política.