Las pernoctaciones en establecimientos hoteleros crecieron un ligero 1,6 por ciento en Castilla y León en agosto sobre el mismo mes de 2009, muy por debajo de la media nacional que cerró la cifra con una subida del 9,2 por ciento. En concreto, la región pasó de registrar 868.112 pernoctaciones en el octavo mes del año pasado a las 882.142 de este, mientras que en el conjunto de España la cifra aumentó de 36,1 a 39,5 millones, según los datos de coyuntura turística hotelera publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Por su parte, la estancia media de pernoctación se incrementó también en la Comunidad de forma ligera, y se situó en 1,71 días, frente a los 1,69 de 2009, mientras que en el conjunto del país pasó de 3,84 a 3,92 días. En cuanto a la cifra de viajeros, se mantuvo estable, con un 0,03 por ciento más, al cerrar agosto con 515.278, cuando España lo hizo con un siete por ciento más, al sumar diez millones.

Por provincias, cinco vieron aumentar el número de pernoctaciones, mientras que en el resto disminuyeron, aunque no de forma importante. De este modo, entre las caídas, Ávila fue donde las cifras más se desplomaron y pasaron de las 63.110 pernoctaciones de agosto de 2009 a las 60.382 de este año, un 4,3 por ciento menos. Ligeramente por debajo se situó Segovia, con un 3,4 por ciento menos, al pasar de 88.645 a 85.603, seguida de Soria, con un tres por ciento menos, hasta las 48.103 de este año y, por último, Palencia, donde las pernoctaciones bajaron levemente un 2,4 por ciento, hasta las 46.582.

En cuanto a las que crecieron, Valladolid lo hizo en un 6,8 por ciento, al pasar de 87.342 a 93.351; algo que también se observó en León, con un aumento del 4,5 por ciento, al pasar de 150.539 a 157.326 pernoctaciones, en Zamora (3,5 por ciento más) al registrar este año 51.079 pernoctaciones, frente a las 49.351 del año pasado, Burgos, que con 157.458 pernoctaciones (152.631 en 2009), aumentó un 3,1 por ciento y, Salamanca, que se incrementa un 1,7 por ciento más (pasa de 179.088 a 182.258).

En lo que se refiere al número de viajeros, subió en las provincias de León (3,4 por ciento), al pasar de los 90.891 de 2009 a los 94.050; en Salamanca, donde pasó de los 101.629 a los 104.204 (2,5 por ciento); en Valladolid, donde experimentó un crecimiento del 2,7 por ciento (de 53.602 a 55.087); y en Zamora, que fue la que más aumentó, con un 5,3 por ciento (de 31.265 a 32.927).

En el lado opuesto, vieron caer su número de viajeros Soria, un 7,5 por ciento (de 25.255 a 23.337); Ávila, que disminuyó un 6,2 por ciento (de 36.312 a 34.049); Segovia, con un 5,4 por ciento menos (de 48.545 a 45.917); Palencia, con un descenso del 3,6 por ciento (de 26.299 a 25.341); y Burgos, con sólo una caída del 0,94 por ciento (de 101.322 a 100.366).

 

Estancia media

Por lo que respecta a la estancia media, que en Castilla y León se situó en los 1,71 días, se situaron por encima de la media regional las provincias de Soria (1,97), Segovia (1,83), Palencia (1,82), Salamanca (1,76) y Ávila (1,74). Mientras, por debajo de esos 1,71 días estuvieron las provincias de Burgos (1,51); Zamora (1,58), Valladolid (1,63) y León (1,66).

Por otro lado, en el mes de agosto había en Castilla y León 1.465 establecimientos hoteleros con un número de plazas estimado de 61.662. El grado de ocupación fue del 45,55 por ciento si se tiene en cuenta el número de plazas; mientras que por plazas de fin de semana el porcentaje subió al 52,4; y al 46,86 por habitaciones. Los establecimientos hoteleros de la Comunidad daban empleo en mayo a 8.297 castellanos y leoneses.

 

Precios

Finalmente, en el octavo mes del año la Comunidad registró un descenso del 2,1 por ciento en el índice general de precios, cuando el dato nacional fue también negativo, en un 0,6 por ciento. En cuanto al índice de ingresos, bajó un 1,1 por ciento, frente a un incremento en España del 5,5 por ciento en tasa interanual.