Un centenar de vecinos de Ayllón, ubicado a noventa kilómetros de Segovia, se manifestó hoy en el municipio para exigir la reapertura de los servicios de urgencias, suspendido en el mes de octubre. En declaraciones a Segoviaudaz.es, una de las portavoces de la ‘Plataforma Contra la Degradación Sanitaria en el Medio Rural’ , Elena Sanz Berzal, aseguró que el pueblo se mantiene unido en su lucha contra “la situación de desamparo” en la que se encuentran. “En el pueblo hay un sentimiento de miedo porque las urgencias son necesarias cuando hay un problema grave, Segovia está muy lejos para una urgencia y Aranda de Duero también”, lamentó Sanz Berzal quien reiteró que continuarán las movilizaciones “esta demanda no puede caer en el olvido”. Así, en la plaza medieval del municipio, las pancartas continúan proliferando.

Ataviados con camisetas confeccionadas por la propia plataforma, que rezan ‘Urgencias sin recortes’, los vecinos del municipio pedían al Consejero de Salud que escuche a los “pueblos en lucha”. Otra de las pancartas ironiza con la imposibilidad de ser atendido en horario nocturno: ‘Si no tienes coches, no enfermes de noche’. Para Sanz Berzal, con los recortes que se están efectuando los vecinos del medio rural se están convirtiendo en “vecinos de tercera” porque, aseguró, “somos los últimos a los que nos llegan las mejoras y a los primeros a los que nos las quitan”. Así, aseguró que la protesta va dirigida a los responsables sanitarios del Gobierno regional así como a la propia alcaldesa, procuradora en las Cortes Regionales. “Nos sentimos respaldados por nuestros dirigentes políticos pero tenemos que seguir trabajando”, dijo la portavoz tras aplaudir la presencia de concejales del Consistorio a la concentración de esta mañana de jueves.

Por su parte, los más jóvenes del municipio consideran que esta caída de recortes se traduce en que poco a poco muchas personas abandonen el municipio al carecer de servicios y comodidades que hagan más confortable la residencia en los municipios. La Plataforma confía en que estas protestas sirvan para que la Consejería de Salud reconsidere su decisión y vuelva a abrir el servicio de urgencias.