El informe de la Coordinación Autonómica de Trasplantes refleja que el número de donantes es el más alto de la serie histórica para los primeros seis meses, dato que resalta la solidaridad cada vez mayor de los castellanos y leoneses, conscientes de que los órganos y tejidos de un donante pueden salvar vidas o mejorar el bienestar de un enfermo.

El balance de este primer semestre de actividad en donación y trasplante de órganos refleja que se han solicitado un total de 277 nuevos carnés de donantes de órganos en Castilla y León, que sumados a los ya registrados alcanzan una cifra global de 13.441. El número de donantes de órganos en los hospitales públicos de Castilla y León ha crecido un 7,2% durante el primer semestre del año en comparación con el año 2012, de 55 donantes ha pasado a 59, siendo la cifra más alta de la serie histórica en este primer tramo del año. En el caso de Segovia, la cifra de donantes ha pasado de cinco, en el año 2012, a nueve durante el primer semestre del año.

La actividad trasplantadora entre enero y junio indica que se han realizado 47 implantes renales. Además, se han realizado dos trasplantes renales de vivo y cuatro de páncreas-riñón. También se han realizado 23 trasplantes hepáticos y un trasplante cardiaco. Otro bloque de actividad se refiere a las córneas implantadas, que han sumado un total de 32.

España es desde hace años líder mundial en donaciones y trasplantes de órganos, y Castilla y León logró el año pasado un récord histórico al alcanzar la cifra de 130 donantes, habiendo pasado por primera vez en la historia de los cincuenta donantes por millón de habitantes.