“Un árbol por el parkinson” es la iniciativa propuesta por la Asociación Parkinson de Segovia a la que se han sumado 14 españolas entre las que se encuentra la capital del Acueducto. Una jornada en la que hacer visible a la sociedad en general el Parkinson y su problemática como una enfermedad degenerativa, invalidante y frecuente, que afecta cada vez a más gente joven, es todavía una gran desconocida.

El Ayuntamiento de Segovia, a través de la Concejalía de Medio Ambiente, se ha sumado a la iniciativa bajo el lema “Acércate y ayúdanos a plantar un árbol por el Parkinson” con 12 árboles, encinas y quejigos, en el talud ajardinado de la Calle Vicente Aleixandre.

Hasta el lugar se desplazaron el presidente de la Asociación Parkinson de Segovia, Jesús Mazariegos, y la concejala de Medio Ambiente, Paloma Maroto, con cuya acción han completado el acondicionamiento de esa zona de la ciudad, el talud, de 5.200 m2 en total, en el que los alumnos de la especialidad de “Mantenimiento de espacios urbanos” del Taller de Empleo Municipal, a petición de los vecinos del barrio de Nueva Segovia, intervenían limpiando, desbrozando, colocando riego por goteo, plantando especies arbustivas y arbóreas, y haciendo accesos peatonales, como remate final del barrio y para el uso y disfrute de los segovianos.

La vida del enfermo de parkinson no debe quedar oculta en el ámbito familiar. Todo el mundo debe saber qué significa vivir y convivir con esta dolencia, traspasando así los ámbitos familiar, médico o asociativo, pero, además, es necesario que quienes sufren esta enfermedad y su entorno no se sientan estigmatizados, rechazados o aislados por el resto de la sociedad, de ahí esta iniciativa con la que, en el caso de Segovia, además se completa la zona verde de la calle Vicente Aleixandre (esquina calle Dámaso Alonso) en el barrio de Nueva Segovia.