La expresidenta de la Comunidad de Madrid y presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, mostró su satisfacción por la llegada a España del dirigente de Nuevas Generaciones del PP Ángel Carromero, y confió en su liberación inmediata.

A las puertas del centro penitenciario de Perogordo de Segovia, donde fue ingresado Carromero, Aguirre mostró su absoluta confianza en que el Gobierno e Instituciones Penitenciarias procederán a la concesión del tercer grado debido, recalcó, “Ángel Carromero no es un delincuente aunque hayamos tenido que aceptar la sentencia para que viniera a España”.

Condenado a cuatro años por homicidio imprudente por el accidente de tráfico que costó la vida a Oswaldo Payá y Harold Cepero, opositores del régimen cubano, el vicepresidente de NN. GG. del PP madrileño llegó a Segovia pasadas las dos de la tarde, donde previsiblemente cumplirá el resto de la condena después de que el Consejo de Ministros autorizara su traslado a España el día 14 de diciembre.

“Para nosotros, los amigos de Ángel, para los militantes del PP y para mí como presidenta del partido en Madrid hoy es un día de enorme alegría porque por fin Ángel ha pisado territorio español” aseguró Aguirre. A este respecto, felicitó al ministro de Asuntos Exteriores, al secretario de Estado para Iberoamérica, al ministro, al Gobierno y al presidente Rajoy, que han conseguido “lo que parecía muy difícil en aquel momento”, cuando se produjo el accidente el pasado agosto.

Aguirre confía en que Carromero, ahora en España, pueda explicar todos los condicionantes y problemas que ha vivido. “Simplemente fue a visitar a un disidente y le pidió que le llevara a una provincia alejada de la capital”. La presidenta del PP madrileño recalcó la inocencia de Carromero y recordó que tener un accidente no es delito en España. “Todos debemos pedir que se aclare lo ocurrido, pero hoy es un día de alegría porque ya está en España: un país democrático”.

Esperanza Aguirre acudió al centro penitenciario en compañía de la madre del vicepresidente de NN.GG. del PP madrileño en horario habitual de visitas. La madre pudo compartir unos minutos con Carromero, mientras que Aguirre no pudo acceder al encuentro por cuestiones burocráticas. Por ese motivo, minutos más tarde, leyó ante los medios de comunicación una carta que será entregada al dirigente popular madrileño.