El deshielo y las precipitaciones caídas durante los últimos días en la provincia de Segovia mantiene en alerta a los ríos Duratón en Burgomillodo y Las Vencías, el río Riaza en Linares de Arroyo, y el Eresma en la capital segoviana, aunque con tendencia “estable”. De acuerdo a los datos de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) facilitados por delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, los datos de aforo de salida del embalse de Las Vencías es de 48,28 metros cúbicos por segundo, en Linares de Arroyo de 35,98 metros cúbicos por segundo y el desembalse del Pontón Alto de 19,58 metros cúbicos por segundo. Por su parte, el río Eresma se encuentra con un caudal de 43,85 metros cúbicos por segundo.

López-Escobar destacó la ausencia de “daños serios a la población” aunque reconoció la anegación de algunos terrenos y zonas de la provincia. Además de mantenerse el corte de la carretera SG-V-3122 en Hontanares de Eresma (Segovia), a mediodía se mantenían las balsas de agua en la CL-603 de cruce con SG-231 a Turégano en la SG-222, aunque desde por la mañana existieron balsas de agua en hasta once tramos de ocho carreteras de la provincia, por lo que se recomendó circular con precaución por el riesgo de aquaplanning.

El incremento del caudal en las cabeceras de los ríos provocados por el deshielo tras las precipitaciones y el aumento de temperaturas además de la escasa capacidad de absorción del suelo debido a las constantes lluvias inundaron de manera puntual algunas zonas agrícolas, de ocio o en desuso aunque no hizo necesaria la activación de la situación 2 del Plan de Protección Civil ante la Inundaciones en Castilla y León (INUNCyL).

Finalmente no se prevé un incremento notable de las lluvias durante los siguientes días. No obstante, el delegado territorial recordó la variabilidad de la información ofrecida debido a las inclemencias meteorológicas, por lo que emplazó a los ciudadanos a comunicar rápidamente los incidentes al servicio 112 Emergencias Castilla y León.

Se trata, según López-Escobar, de una situación “como hacía años que no veíamos” y que según señaló no sucedía desde hace 20 o 30 años. El episodio de inundaciones se inició en la tarde el lunes, 25 de marzo y provocaron a lo largo de la jornada del martes 26 de marzo hasta doce incidentes relacionados con desbordamientos de cauces, inundaciones, corres de carreteras, que se solucionaron al completo por el 112.