El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha invertido un total de 7.4 millones de euros en la modernización de pequeñas y medianas estaciones de la red convencional en Castilla y León en el último año y medio. La inversión de esta entidad, dependiente del Ministerio de Fomento, se ha centrado especialmente en la rehabilitación de edificios y en la mejora de la accesibilidad de las instalaciones.

Las actuaciones en materia de accesibilidad han consistido en la mejora de la iluminación; el recrecido y prolongación de andenes y la colocación de bandas de proximidad en los mismos; la instalación de rampas de acceso a andenes y vestíbulos; la ejecución de pasos inferiores y la instalación de ascensores para la comunicación entre andenes; la adaptación de aseos y pasos inferiores a su uso por parte de personas con discapacidad; la sustitución de pasos de madera entre andenes por otros de caucho antideslizante, y la mejora de accesos viarios y aparcamientos.

Por su parte, las obras de rehabilitación de edificios y entornos han incluido la sustitución de cubiertas, la adecuación de fachadas, la reforma de salas de espera y otras dependencias, la sustitución de carpinterías, solados y alicatados; la instalación de protecciones antivandálicas, la realización de trabajos de saneamiento y la ejecución de cerramientos, entre otras actuaciones.

En Castilla y León, Adif ha realizado obras de mejora y modernización en 104 estaciones de pequeño y mediano tamaño. Los trabajos principales han tenido lugar en las estaciones de Sahagún y La Robla (León); Villada, Cisneros, Paredes de Nava y Magaz (Palencia); Lubián y Toro (Zamora); Arévalo y Las Navas del Marqués (Ávila); Fuentes de Oñoro (Salamanca); Santa María de Huerta, Torralba y Quintana-Redonda (Soria); Cabezón de Pisuerga, Matapozuelos y Cantalapiedra (Valladolid); Villaquirán (Burgos) y El Espinar (Segovia).

Adif cuenta con 591 estaciones de pequeño y mediano tamaño en la red de ancho convencional. Se trata de estaciones que atienden tránsito de viajeros, no están localizadas en capitales de provincia y su nivel de usuarios no supera los 200.000 anuales aproximadamente.