A VUELTAS CON LA LUNA

 

Luna llena:

disco resplandeciente

en la noche serena,

asombro de la gente…

¡Qué poder de atracción

tiene esa luna!

Más allá de la razón,

el corazón subyuga.

Como raja de melón

o de sandía,

abre la imaginación

de quien la mira

con ojos de niño

o de poeta,

y le hace un guiño,

al fin mujer coqueta;

aun en noche despejada

y sin niebla,

no podrás encontrarla

si hay luna nueva.

……………………………..

Y pase lo que pase

con esa luna,

en cada una de sus fases

tu sueño acuna…

 

José García Velázquez

Salamanca, 26 de diciembre de 2010