Un total de 545 estudiantes segovianos, 3.295 estudiantes del distrito de la Universidad de Valladolid (Valladolid, Soria, Segovia y Palencia) estrenan en el IES Andrés Laguna, los días 14, 15 y 16 de junio las nuevas Pruebas de Acceso a la Universidad, que como novedad darán la oportunidad a los alumnos que quieran acceder a la universidad de realizar, además de la prueba general obligatoria para todos, una prueba específica (voluntaria) a la que se pueden presentar para subir la nota de admisión.

De los 6.972 estudiantes de bachillerato que están matriculados en Castilla y León este curso en los centros del distrito de la Universidad de Valladolid, 3.295 se van a presentar a las pruebas de acceso, de los cuales 2.605 han optado por examinarse de las dos pruebas (general y específica), mientras que tan sólo 643 harán sólo la prueba general y existen otros 47 que de haber superado las pruebas en años anteriores han decidido presentarse sólo a la fase específica. El campus con mayor número de alumnos será Valladolid (1.871), seguido de Segovia (545), Palencia (513) y Soria (366).

Las notas de las pruebas se darán a conocer el próximo 24 de junio, a partir de las 17 horas, y se podrán consultar a través de la página web (www.uva.es), en los centros de secundaria de donde proceden los alumnos y en los lugares de examen. En total se han habilitado dos sedes para las pruebas en el Campus de La Yutera de Palencia, otras dos en el IES Andrés Laguna de Segovia, una sede en la Escuela Universitaria de Ingenierías Agrarias de Soria y cinco en Valladolid (dos en el Aulario del Campus Esgueva, dos en el Edificio de las Tecnologías de la Información y Comunicaciones en el Campus Miguel Delibes y una en la Facultad de Ciencias)

La prueba general se desarrollará a lo largo del lunes, 14 de junio, y contará con cuatro pruebas concretas, de una hora y media de duración cada una, a diferencia de las seis de ediciones anteriores. Se iniciará el lunes a las 9 con la presentación de los alumnos; de 9,30 a 11 horas se examinarán del comentario de texto, y de 11,45 a 13,15 horas elegirán entre Historia de la Filosofía o Historia de España. Por la tarde se desarrollará el examen de lengua extranjera, de 16,15 a 17,45 horas, a elegir entre inglés, francés, alemán, portugués o italiano. El martes, 15 de junio, de 8,15 a 9,45 horas, finalizará la fase general con el examen de una de las materias de la modalidad de Bachillerato.

Según informan desde la institución académica, la fase específica se desarrollará durante los días 15 y 16 de junio y los alumnos podrán presentarse a un máximo de cuatro asignaturas, aunque sólo contarán las notas de dos de ellas, relacionadas con la rama de conocimiento de la titulación a la que desee acceder el alumno, a elegir entre 21 asignaturas diferentes que se incluyen también en la prueba específica. Quienes tengan los exámenes de distintas materias en el mismo horario se presentarán a la de la materia que figura en primer lugar (de arriba abajo) de las que estén matriculados y realizarán el resto de exámenes en los periodos reservados para incompatibilidades, según las indicaciones que reciban del tribunal.

 

Una prueba discrimatoria

La Federación Autónoma de Asociaciones de Estudiantes de Castilla y León (FADAE – Castilla y León), organización estudiantil de Castilla y León, asegura que la prueba de Acceso a la Universidad (PAU), es un método discriminatorio para los estudiantes. En sus tres días de duración, los estudiantes se juegan, y nunca mejor dicho, la nota de su expediente académico (la nota de PAU hace media con la del Bachillerato en un 40 %). «Consideramos que los exámenes realizados en estos días no pueden condicionar el futuro de una persona que lleva estudiando durante más de 15 años. Y menos aún con el ambiente deagotamiento y estrés que se cea en este tiempo», explican en un comunidado remitido a Segoviaudaz.es

Según consideran, las Administraciones Educativas no pueden seguir desconfiando de los profesores ni de los centros docentes en relación al proceso de evaluación continua de los alumnos. De igual manera, explican, «no se puede seguir combatiendo el fracaso escolar con exámenes y se deben buscar y plantear otros métodos más pedagógicos que no obstaculicen el futuro de los estudiantes, sin discriminaciones de nota y expediente. Es la Inspección Educativa la que debe asegurar un proceso objetivo para todos los estudiantes y no una prueba común que agrava los problemas de nuestro Sistema Educativo».

Respecto a la nueva prueba de acceso a las enseñanzas universitarias oficiales de grado afirman estar aún más en desacuerdo: «No sólo tratan de desprestigiar la labor educativa llevada a cabo durante más de 10 años, sino que además no responden al propósito fijado. Si lo que se trata es de valorar la madurez académica, ¿cómo es posible que sólo sirva la calificación obtenida en aquellas materias vinculadas con los futuros estudios?. Además, bastante es que unos exámenes en tres días decidan tu futuro, con que también ahora necesites de exámenes extra, dicho sea, voluntarios; para poder optar a determinadas titulaciones. El 14 que muchos dicen que puede obtenerse, no es más que una utopía de la necesidad innecesaria de una nota de corte para acceder a los estudios universitarios»

Por todo esto, «desde FADAE – Castilla y León apostamos por la supresión de cualquier prueba para acceder a estudios universitarios. Creemos que en tres días no se puede decidir el futuro de los estudiantes. Así,en el caso de que las plazas ofrecidas por una carrera no satisfagan (por falta de recursos) las plazas solicitadas y se establezca una nota de corte, esta debe ser la media de Bachillerato, sin tener en cuenta ninguna prueba adicional».