GEIM, el Grupo de Estudio de las Infecciones por Micobacterias de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) advierte, en el Día Mundial de la Tuberculosis, sobre la importancia de la prevención, la detección y el tratamiento precoz de la tuberculosis, que continúa siendo una de las enfermedades infecciosas más importantes que afectan a la humanidad: Un tercio de la población mundial (más de 2.000 millones) está infectada por el bacilo de la tuberculosis.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en su informe de 2009, estima que cada año aparecen 9,4 millones de casos nuevos de tuberculosis, con una mortalidad global de 1,7 millones de personas, la mayoría en los países más pobres del planeta. Además, es en estos países donde existen las tasas más elevadas de infección por el VIH, cuya coexistencia incrementa extraordinariamente el riesgo de tuberculosis y las tasas de mortalidad. España es uno de los países de Europa occidental con una mayor incidencia de tuberculosis (17 casos por 100.000 habitantes y año). Esta incidencia ha ido disminuyendo en los últimos años, aunque se ha registrado un ligero incremento de nuevas infecciones en algunas zonas del país, debido en parte al incremento de los flujos migratorios en los últimos años.

La tuberculosis es una enfermedad infecto-contagiosa que se transmite por vía aérea y que afecta sobre todo a los pulmones, aunque hasta un tercio de los casos puede causar lesiones en cualquier órgano o tejido. Los síntomas más frecuentes son: tos con expectoración, a veces con sangre en el esputo, fiebre, sudoración nocturna, pérdida de apetito y pérdida de peso. Según el Dr. Santín, especialista en enfermedades infecciosas y presidente de GEIM, “en ocasiones debido al desconocimiento de los síntomas por parte del paciente y otras por falta de sospecha por parte de los médicos, hace que muchas veces el diagnóstico se haga de manera tardía. Es por ello que deberían potenciarse las medidas destinadas a la detección precoz e instaurar el tratamiento para cortar la cadena epidemiológica de la infección y evitar así nuevos contagios”.

El Dr. Santín opina que “es importante tener presente que cada enfermo de tuberculosis activa puede llegar a infectar entre 10 y 15 personas si no recibe tratamiento. Por esta razón, desde GEIM queremos hacer hincapié sobre la enorme importancia de la prevención y la detección precoz de la enfermedad tuberculosa, que continúa siendo una de las causas más importantes de mortalidad en el mundo”.

Diagnóstico rápido de la enfermedad tuberculosa

Recientemente ha aparecido un nuevo sistema molecular (PCR a tiempo real) que permite diagnosticar la enfermedad en algo más de dos horas. Además, este sistema integrado detecta también los casos de tuberculosis multirresistente. Diversos grupos e investigadores de la SEIMC están llevando a cabo evaluaciones y análisis para su implementación rutinaria en centros hospitalarios especializados de nuestro país. Así mismo, los resultados obtenidos en estos estudios, podrían extrapolarse a otras regiones con similares características epidemiológicas de esta enfermedad.

La importancia del tratamiento adecuado

La tuberculosis es una enfermedad curable, cuyo tratamiento consiste en la administración de 3-4 fármacos durante seis meses. Las dificultades en el seguimiento y cumplimiento del tratamiento completo pueden comportar la aparición de resistencia del bacilo tuberculoso a los fármacos. Esto hecho es muy relevante ya que se dispone de un número limitado de antibióticos para tratar esta infección.

Según un informe reciente de la OMS en algunas zonas del mundo, hasta una cuarta parte de los pacientes diagnosticados de tuberculosis no pueden ser tratados con las pautas estándares debido a la existencia de algún grado de resistencia. Por eso, el objetivo principal de la OMS es reducir a la mitad el número de afectados antes del año 2015. Según los expertos, si bien se han obtenido algunos logros, se deberán multiplicar los esfuerzos si se quieren alcanzar los objetivos propuestos. En este sentido, una de las líneas de investigación más importante es la búsqueda de nuevos fármacos, tanto para mejorar el tratamiento actual como para disponer de alternativas eficaces frente a la tuberculosis multirresistente. Investigadores de GEIM, a través de la Unidad de Investigación en Tuberculosis de Barcelona (UITB) participan en ensayos clínicos de la División para la Eliminación de Tuberculosis de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los EEUU.

Investigación en nuevas vacunas

El desarrollo de nuevas vacunas más eficaces para la tuberculosis es una de las líneas de investigación prioritarias a nivel mundial. Investigadores de GEIM han participado en la evaluación y análisis de diversas vacunas en modelos animales, como la nueva H56 que reduce el riesgo de infección, y que se encuentra en desarrollo clínico. Asimismo, se están investigando vacunas terapéuticas para estimular el sistema inmunitario; este es el caso de la vacuna RUTI que también está en fase de ensayo clínico.

GEIM

GEIM es un grupo de estudio multidisciplinario de la SEIMC que agrupa a todos aquellos socios de la Sociedad interesados en cualquiera de los aspectos relacionados con las Infecciones por micobacterias, incluida la tuberculosis. Desde este grupo se busca promover, fomentar y difundir el estudio e investigación multidisciplinar de los diferentes aspectos relacionados con estas enfermedades.

La SEIMC

La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) es una Sociedad Científica que agrupa a profesionales que trabajan en el campo de la patología infecciosa, tanto desde el punto de vista clínico como del diagnóstico etiológico, el tratamiento y la prevención de los procesos infecciosos.

La finalidad fundamental de la SEIMC es la de promover, fomentar y difundir el estudio e investigación de las Enfermedades Infecciosas y de la Microbiología Clínica, en cuanto a epidemiología, patogenia, diagnóstico, tratamiento, prevención y control se refiere, así como en sus interrelaciones.

Actualmente con más de 2.400 asociados, más de 1.400 corresponden a la sección de la Microbiología Clínica y cerca de 1.000 a la de Enfermedades Infecciosas.