Los trenes Avant que Renfe puso en servicio el pasado mes de junio entre Valladolid, Segovia y Madrid han sido utilizados por algo más de 485.000 viajeros durante sus cuatro primeros meses de funcionamiento, lo que representa un incremento del 28 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, según informaron fuentes de la compañía ferroviaria. Valladolid y Segovia registraron un número similar de viajeros, 236.000 y 231.000, respectivamente.

Renfe puso en servicio por primera vez en España trenes Avant de la serie 114 en Castilla y León el pasado 12 de junio, coincidiendo con el cambio de horarios de verano, y amplió el número de servicios que prestaba entre las tres ciudades. Además, incrementó en julio y septiembre las plazas que ofrece en estos trenes durante los viernes, sábados y lunes para atender el aumento de la demanda, de modo que cada semana se ofrecen 944 plazas más que cuando se inició este servicio.

Los principales flujos de viajeros se registran por las mañanas desde Valladolid y Segovia hacia Madrid y en sentido contrario por las tardes.

Los nuevos Avant de la serie 114, fabricados por Alstom-CAF, sustituyeron a los trenes de la serie 121, del fabricante CAF. Disponen de 238 plazas, dos de ellas adaptadas para personas de movilidad reducida. Pueden circular en doble composición y alcanzar velocidades de 250 kilómetros por hora. Estos trenes, de última generación, incorporan tomas de corriente en todos los asientos, aseos adaptados para personas de movilidad reducida y máquinas autoventa, entre otros elementos.

Los Avant comenzaron a circular entre Madrid y Segovia el 20 de febrero de 2008. Posteriormente, el 26 de enero de 2009, Renfe amplió el número de servicios y lo extendió hasta Valladolid. En la actualidad, la compañía pone en servicio diez trenes en cada sentido, de los cuales ocho finalizan o inician su recorrido en Valladolid.