Ser maquinista en una empresa ferroviaria, ese es el objetivo que persiguen los 25 alumnos que iniciaron el pasado 9 de enero un curso en el centro de formación que Renfe tiene en León. Para lograr esta meta deberán asistir a 1.150 horas de clases teóricas y prácticas repartidas en un período de nueve meses. Tras este tiempo, y según indican los dos profesores que imparten este curso en la capital leonesa, los alumnos obtendrán el “título de conducción de vehículos ferroviarios de categoría B”, sin embargo, antes de comenzar a desempeñar su labor como maquinistas deben “conocer la infraestructura, es decir, la línea en la que van trabajar” y también “la máquina o tren con el que van a operar”. Este complemento a su formación correrá a cargo de “la empresa ferroviaria que los contrate”.

Este es el segundo curso que se imparte desde la escuela de maquinistas de Renfe en León, que abrió sus puertas en 2010 en el edificio ‘Ciudad Digital’, situado en el barrio de Eras de Renueva. Entre los alumnos, todos hombres, se encuentran entre otros ingenieros superiores, maestros o educadores físicos y, si en algo coinciden entre ellos, es en el “alto nivel académico” con el que cuentan, según indican los profesores. En cuanto a la edad, la mayoría tienen “entre 20 y 42 años” y proceden de diferentes puntos de España, como “Asturias, Galicia, Ciudad Real, Madrid, Palencia o Valladolid”.

El centro leonés forma parte de uno de los ocho que Renfe tiene repartidos por todo el país y que se sitúan en Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla, Valencia, Miranda de Ebro y Santiago de Compostela. Los cursos se convocan en función de la demanda y, por ello, no todos los centros ofrecen clases con esta finalidad todos los años. En esta ocasión, participan en el curso un total de 175 personas. De ellas, 50 están inscritas en la escuela de Madrid, mientras que en Valencia, Sevilla, León, Santiago de Compostela y Bilbao se ofertaron un total de 25 plazas en cada una.

Además, si algo destaca en estos cursos para maquinistas es la importante demanda social con la que cuentan. Según los datos de Renfe, se recibieron un total de 1.934 solicitudes de preinscripción válidas para acceder a una de las 175 plazas que se ofertaban en los diferentes centros de formación. En León, 273 personas aspiraron a ocupar una de las 25 plazas disponibles. De ellos, 230 eran hombres y 43 mujeres. Las solicitudes procedían de 29 licenciados, 63 diplomados, 108 personas con bachillerato y 73 con formación profesional de grado superior. La edad de estos aspirantes también fue muy variada, oscilando entre 18 y más de 45 años. Dado el alto número de solicitudes, la empresa realizó una prueba de acceso en la que se decidió a los candidatos que participan en el curso.

En cuanto a los requisitos para poder optar a un título de conducción de vehículos ferroviarios de categoría B, cuya matrícula se ha fijado en 20.600 euros, se encuentran tener una edad mínima de 18 años y estar en posesión del título de Bachillerato o de Formación Profesional de Grado Superior o equivalentes. Del mismo modo, se permite también el acceso al curso a personas que no cuenten con este nivel formativo pero que, sin embargo, posean el título de conducción ferroviaria de categoría A o hayan desempeñado las labores amparadas por este título durante un período de al menos dos años.

El período formativo, que se prolongará hasta el 30 de noviembre, dispondrá de un total de 620 horas de formación práctica, de las cuales al menos 200 horas serán de prácticas de conducción efectiva en las líneas de la red ferroviaria de interés general y en los trenes de Renfe Operadora. Estas prácticas sólo podrán iniciarse cuando el centro haya verificado que los aspirantes cuentan con la suficiente formación teórica inicial para realizarlas de forma segura. Del mismo modo, los alumnos realizarán también prácticas de conducción en simuladores en los que se enfrentarán a diferentes situaciones y obstáculos con los que se pueden encontrar en el ejercicio de su actividad como es el caso de la lluvia, la nieve, la niebla, etc.

En el centro de formación de León cuenta con tres aulas, según indican los profesores. Dos de ellas tienen capacidad para 25 personas y la otra, que ahora mismo está ocupada por un curso a larga distancia, dispone de espacio para 15. Además, hay también un aula equipada con simuladores de conducción.