Luis Moro nació en Segovia en 1969. Desde los 22 años realiza exposiciones individuales en medio mundo con un estilo particular, único y que le permite desenvolverse en campos tan variados como la pintura, la escultura o el grabado. Ha recibido multitud de premios internacionales y en la actualidad reside en México donde ahora mismo pueden verse sus trabajo en el Museo de historia Tlalpan en México D.F. De Segovia, aunque regresa con frecuencia, echa de menos la luz, pasear pos sus calles y charlar con su gente.

Gracias a las nuevas tecnologías y a las redes sociales en las que Luis Moro muestra todos sus trabajos y sus reflexiones,  Segoviaudaz.es ha podido charlar con él.

Segoviaudaz.es:  Tu primera exposición colectiva  fue cuando tenías 12 años. Has recorrido medio mundo con tu trabajo y has tenido reconocimiento profesional y de público en multitud de países.

¿Luis Moro se siente realizado profesionalmente?

Luis Moro: Creo que el arte es una estrella que brilla en medio de un océano de luces, pero el hombre sigue mirando el terreno que pisa sin percatarse del destino del planeta. De eso intenta hablar la serie retrospectiva La cuenta atrás.

SA: Es habitual tenerle fobia a los insectos lo que, evidentemente, no es tu caso porque son la base de tu trabajo. ¿Por qué esa fascinación por ellos?

L.M: Precisamente, porque me siento como una hormiga contemplando el universo. Busco la magia en el micro y en el macro. Nuestra percepción del mundo es muy parcial. En otras épocas, el hombre tenía más sentido global  de pertenencia al planeta y consciencia de la importancia que tienen los pequeños seres que cohabitan y realizan funciones imprescindibles como las abejas.

 SA: Resides en México cuya idiosincrasia puede asociarse a varios conceptos recurrentes en tu trabajo. ¿Hay alguna relación?

 L.M: México cuenta con una rica cultura prehispánica, que daba gran importancia al mundo animal con una amplia simbología. Entre los Mayas había un minucioso conocimiento del universo y toda su trascendencia. Aunque lleno de polvo con el tiempo y el olvido: el libro aún sigue abierto.

 SA: México por desgracia está en los informativos por cosas malas… Tu obra está basada en la transformación, en la evolución. ¿Se transformará México?  

L.M: Lo tiene muy complicado, pues el despertar de la gente viene del saber. Y, en gran parte del mundo se pretende sumergiral pueblo en la ignorancia, distraerle con entretenimiento y no con cultura; para no comprender lo que realmente está ocurriendo y  ver quiénes son los responsables de esta catástrofe. Estamos intentando llenar el océano y disponemos de unos pequeños vasos con agua… Aunque, con gran ilusión y esperanza en el cambio, otro mundo es posible.

 SA:  Pintura, escultura, grabado…  ¿La manifestación artística está asociada al momento creativo que pasas?

L.M: Quizás al momento en el que vivo. Debemos elegir representantes conscientes, que tengan un aprecio y sensibilidad con la naturaleza que nos da todo y que tomen decisiones claves en los foros internacionales; pues hay efectos irreversibles en los polos,en nuestros oceanos  y en la desaparición de especies. A eso está asociado mi momento creativo.

 SA: Has expuesto en muchos países, algunos de ellos diametralmente opuestos a otros en manera de entender la vida, la muerte y el tipo de arte que propones. ¿Preparas las exposiciones en función del sitio al que vas?

L.M Si por supuesto, me influye el entorno, sus paisajes, su gente, el medio ambiente. México es el segundo país con mayor biodiversidad animal y vegetal, un tesoro a cuidar, en manos equivocadas.

 SA: ¿Te gusta interactuar con los espectadores? ¿Comentar con ellos tu trabajo?

L.M: Por supuesto, cualquiera que busque en Internet: ” luis moro arte “verá que mi trabajo es, principalmente comunicación a través del arte.

SA: Tu obra ahora mismo puede verse en un museo de historia en Tlalpan (México). Un público quizá diferente al que estás acostumbrado. ¿Mucha responsabilidad?

L.M: No, al contrario es un público más virgen, con gran interés y curiosidad,fluye naturalmente.

 SA: En qué formato te sientes más cómodo porque por ejemplo en Segovia pasamos cada día por delante de una fachada con una obra tuya  enorme y sin embargo tus obras en tamaño reducido quizá se presten mejor a lo que quieres mostrar

L.M Me gusta variar, cambiar de formatos,de aires,me siento como un ave, dejándome llevar por el viento.

SA: Qué retos te quedan por delante porque hasta hemos podido disfrutar de tus obras animadas en 3D?

L.M: Mi reto principal es conmigo mismo, todos tenemos una lucha personal en la que deberíamos ser más livianos. Ahí reside nuestra fuerza y de ahí vendría la luz.

 SA: Activo en redes sociales son frecuentes tus referencias a Segovia con añoranza aunque vienes con cierta frecuencia ¿Qué tiene Segovia para que se la eche de menos cuando se está fuera?

L.M: La luz de Segovia, precisamente. Pasé años allí viviendo en el campo y sus tierras,sus cielos que me llenaban por dentro. Me conectaba con el entorno, con su gente, grandes amigos e inolvidables momentos. Ahora estoy en la jungla de asfalto, pero todo tiene un sentido y, en medio del caos uno debe crecer por dentro. No es fácil, pero pienso que puede ser clave.

 SA: Algún museo más en Segovia no vendría mal…

L.M Tengo mucha ilusión de exponer en nuestros museos, dialogar con mi gente. Todo llegará.

 SA: ¿Y proyectos de Luis Moro en Segovia?

L.M: Volver a pasear por sus calles, reencontrarme con la primavera, su música y sus títeres.

Foto: Luis Moro posa ante una de sus obras/Luis Moro