Los habitantes de Espirdo afectados por la colocación de una antena de telefonía móvil a pocos metros de sus casas continúan con su cruzada por la eliminación de la misma. Ayer día 30 una representación de vecinos se reunieron de nuevo en el lugar donde se encuentran paradas las obras, para comprobar que “la torreta esta tirada en el suelo después del plazo dado a la compañía para retirarla y hacerse cargo de los costes”. Ante esta situación, los vecinos han constatado que “además de los efectos perniciosos para la salud que podría derivarse de la colocación de la antena, puede producirse en cualquier momento un accidente con la estructura metálica abandonada con tornillos y cortante en muchos lugares”. Los vecinos de Espirdo aseguran que “este riesgo puede afectar a cualquier persona, pero muy especialmente amenaza a los niños, que juegan habitualmente en el espacio en el que se encuentra abandonada la torreta de la antena”.

Este ha sido el motivo por el cual se optó por llamar a la Guardia Civil para denunciar la que consideran una “peligrosa irregularidad”. Fruto de la conversación mantenida con los miembros de la benemérita, los vecinos optaron por presentar hoy día 1 la correspondiente denuncia en el Cuartel de la Guardia Civil de Segovia adjuntando copia de los nombres, firmas y DNI de los dos centenares de vecinos que han participado en la recogida de firmas que se entregará al Ayuntamiento en el pleno que se ha solicitado.

Los vecinos también han decidido seguir enviando quejas individuales y conjuntas al Ayuntamiento y se han barajado otras acciones para dar más notoriedad pública a la protesta que se irán concretando en próximas reuniones dependiendo del desarrollo de los acontecimientos.