El mítico y tradicional whisky DYC, elaborado desde hace más de 50 años en Palazuelos de Eresma, lanza una nueva campaña de comunicación, y en ella expresa el orgullo que siente hacia sus consumidores convirtiéndolos en protagonistas absolutos de la nueva campaña.

Con un espectacular tratamiento artístico, el primer whisky español, con un origen muy segoviano, ha retratado a sus consumidores como auténticas obras de arte para celebrar que lo de siempre es extraordinario. El resultado muestra un espectacular contraste entre la solemnidad de la inspiración estética de las imágenes y los protagonistas de la campaña, que han sido elegidos no por sus méritos o logros sino por ser como son, en línea con su filosofía “Celebremos lo que somos”.

En esta serie, DYC quiere ensalzar la autenticidad de su consumidor haciendo de su vida, su rutina y su personalidad, una obra de arte. Así es como el primer whisky español ha querido homenajear a su consumidor en una impactante campaña de comunicación.

Un equipo creativo excepcional capitaneado por Germán Silva del estudio Pink Lab, creador del concepto, firma esta nueva campaña. El singular tratamiento fotográfico de Eugenio Recuenco eleva las imágenes a la categoría de lienzo artístico con su reconocida técnica de claroscuros. El elenco de profesionales lo completa un gran equipo de producción y el prestigioso maquillador Lewis Amarante.