La tragedia ocurrida en el Madrid Arena durante la celebración de noche de Halloween, ha hecho que se abra un debate en la sociedad a cerca de si los establecimientos cumplen las medidas de seguridad necesarias en caso de que se produzca un accidente. Pero, ¿realmente nos fijamos en la ubicación de la salida de emergencia cuando entramos en un bar? ¿sabemos cuál es el aforo del local en el que estamos? Y lo más importante, ¿sabe un ciudadano a qué vías puede recurrir si detecta una anomalía en cuanto a la seguridad de un local?

Los ciudadanos, debemos conocer que existen medidas y organismos a los que se pueden recurrir en caso de que se detecte un incumplimiento de la normativa, pero para ello, debemos tener unas nociones básicas de las leyes que deben cumplir los establecimientos o recintos en los que se celebran actividades lúdicas.

La vía principal a la que podemos recurrir si se detecta alguna irregularidad, es a través de una denuncia en la Policía Municipal. Pero además, existen organizaciones que velan por los intereses de los consumidores, como la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), que sirve de intermediario para reclamar los derechos del ciudadanos como consumidor. Además, existen las hojas de reclamaciones, que proporcionan los establecimientos como instrumento para expresar las quejas de los consumidores y que posteriormente son atendidas por la administración autónoma.

Por lo tanto, como ciudadanos, debemos conocer la ley y saber a quién podemos recurrir para evitar situaciones como la ocurrida hace ya casi un mes.