El secretario general del PSOE de Castilla y León, Julio Villarrubia, aseguró que la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local “se llevará por delante gran parte de nuestra democracia local, que es germen de todo nuestro sistema” y recordó que, “si no se remedia”, el PSOE recurrirá la norma ante el Tribunal Constitucional.

Villarrubia realizó estas declaraciones en Montamarta (Zamora) durante el discurso de clausura de la VI Jornada Municipal, en la que concejales y alcaldes socialistas debatieron sobre las repercusiones de la denominada ‘Ley Montoro’ sobre el mundo rural. “Si nadie lo impide, esta reforma se aprobará entre el 16 y el 19 de diciembre pero vamos a seguir defendiendo hasta el final la situación de los municipios como prestadores de servicios a los ciudadanos”, señaló. “Los recortes, el padecimiento del mundo rural, el aumento del desempleo y la despoblación son insoportables y hay que poner remedio a esta situación”, insistió.

El máximo responsable de los socialistas de Castilla y León comentó las previsiones que realiza el Instituto Nacional de Estadística para los próximos diez años y denunció que, en ese plazo, la Comunidad autónoma tendrá 193.000 habitantes menos. “Son 193.000 ciudadanos menos en Castilla y León, es decir, la totalidad de la población de la provincia de Palencia o de Zamora habrán desaparecido. Aquí no valen planes teóricos”, sentenció.

Además, Villarrubia criticó la Ley de Seguridad Ciudadana, cuya tramitación parlamentaria acaba de empezar. “Está recortando gravemente derechos y libertades conquistadas en España durante décadas y con mucho sacrificio y no lo vamos a tolerar”, afirmó. “Es una vuelta a momentos preconstitucionales y son preocupantes, no ya los recortes en el Estado del Bienestar, sino la fase de recortes de derechos fundamentales. Tenemos que rebelarnos”, concluyó.

Por su parte, el secretario general provincial del PSOE, Antonio Plaza, denunció que los alcaldes y los concejales “se ven acosados” por la reforma local, que “cercena derechos, empobrece a los ayuntamientos y a la provincia” y que “pretende dejar sin habitantes los pueblos de Zamora porque recorta en servicios y difícilmente alguien se quedará en su pueblo”.