Un cielo, que amenazó tormenta durante toda la mañana, aunque ésta no llegó a materializarse, y la coincidencia del Día de la Comunidad con la Semana Santa se aliaron para provocar una disminución en la afluencia de castellanos y leoneses a Villalar de los Comuneros (Valladolid). Hacia las 13.30 horas se habían congregado 13.000 personas, muy lejos de las 20.000 de 2010 y de las 30.000 de las previsiones más optimistas para este año. A las 17 horas se alcanzó el pico más alto de afluencia, 16.000 personas, que fue bajando poco a poco a medida que entró la tarde.

Las muchas nubes y pocos claros, a los que hubo que sumar una temperatura que no subió de los 15 grados, no consiguieron aguar las ganas de fiesta de los congregados, que una vez más danzaron al ritmo de dulzainas y tambores, de canciones tradicionales y otras más modernas, que sonaban en los altavoces de las carpas, y disfrutaron con los sabores y los aromas del chorizo frito, la tortilla, los churros y el vino.

Menos familias y más parejas y grupos de amigos compusieron la estampa de un Villalar 2011 que se salvó por muy poco de acabar pasado por agua, como ocurriera en muchos puntos de Castilla y León con las procesiones de los últimos días, y en el que no hubo que lamentar incidentes, más allá de las habituales “riñas” por la “aglomeración”, tal y como indicó el delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo.

Como en los últimos años, el más madrugador fue el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, quien nada más llegar al pueblo vallisoletano visitó la exposición fotográfica ‘Imágenes de un siglo’ en la Casa de Cultura, acompañado por el presidente de las Cortes y de la Fundación Villalar, José Manuel Fernández Santiago; el consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez; y la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo; así como por el alcalde de Villalar, Pablo Villar, diversos regidores de localidades limítrofes y otros cargos políticos.

Tras contemplar las centenarias instantáneas, Herrera degustó los productos de la tierra y pegó la hebra con los presentes en la carpa de la Fundación Villalar, la de UGT, la de CCOO y, por primera vez, la de la Confederación de Asociaciones de Vecinos de Castilla y León.

Justo cuando Herrera se dirigía a otra de sus paradas habituales, la jaima del pueblo saharaui, el coordinador autonómico de IU y candidato a la Presidencia de la Junta, José María González, salió a su encuentro para saludarle, lo que dio pie a una de las fotografías de la jornada. La otra instantánea más buscada del día, el encuentro entre Herrera y el secretario general del PSCyL, Óscar López, no llegó a materializarse. Al terminar este recorrido, el presidente de la Junta abandonó la campa hacia las 11.40 horas.

Si la de Herrera fue una breve pero maratoniana agenda, la de López fue un poco más larga e igual de intensa. Poco después de las 10 de la mañana llegaba a la carpa de su partido y, después de saludar a afiliados y simpatizantes, grabó un mensaje para las redes sociales de internet, en el que animó a los castellanos y leoneses a disfrutar de la fiesta. Tras el tradicional paseo y la ofrenda a los comuneros en el monolito de la plaza Mayor, regresó a la campa para asistir al manifiesto.

 

La lectura

A las 13 horas, el periodista leonés Óscar Campillo fue el encargado de dar lectura al Manifiesto de este 2011 ante cientos de castellanos y leoneses que se encontraban en la campa en ese momento. En la tribuna, entre otros, se encontraban el presidente de la Fundación Villalar, José Manuel Fernández Santiago; el secretario general del PSCyL-PSOE y candidato a la Presidencia de la Junta, Óscar López; la alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón; los portavoces del PP y del PSOE en las Cortes, Carlos Fernández Carriedo y Ana Redondo; el alcalde de Villalar, Pablo Villar; o los responsables de las organizaciones agrarias UCCL y UPA, José Manuel González Palacín y Julio López.

En la campa, un poco más embarrada que en citas anteriores, asistieron a la lectura, entre otros, el delegado del Gobierno, Miguel Alejo; el presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero, Antonio Gato; el subdelegado en Valladolid, Cecilio Vadillo; el alcalde de Palencia, Heliodoro Gallego; y la secretaria de Estado de Cooperación, Soraya Rodríguez.

El fin del Manifiesto fue la excusa perfecta para regresar a las carpas y casetas, por si caía alguna gota de agua, y dar por empezado el almuerzo, que entre conversaciones sobre política, al calor de las próximas elecciones municipales y autonómicas, y sobre la reciente final de la Copa del Rey de fútbol, se alargó hasta bien entrada la tarde.