Durante las navidades del pasado año, el hijo de Blanca sólo tenía 11 días. Durante la noche de Año Nuevo, el pequeño sufrió un atragantamiento mientras dormía, que desembocó en una parada respiratoria. Blanca vive a tan sólo 200 metros metros del Centro Médico de la localidad segoviana de Ayllón, y en el momento en que su hijo se atragantó, pudo salir corriendo hacia dicho centro para que su hijo fuese atendido por el personal de urgencias, en el que en ese momento había dos médicos y una enfermera que pudieron atender a su hijo y controlar las cuatro paradas respiratorias que le dieron en el propio Centro de Salud de la localidad. Posteriormente, el hijo de Blanca fue trasladado al Hospital General de Segovia en un ambulancia. Blanca asegura que para ella “es una seguridad tener un Centro de Urgencias al lado de su casa” y que probablemente, si no existiera “mi hijo no habría sobrevivido”.

Los meses posteriores a este suceso, Blanca y su marido se turnaban durante la noche para observar el estado del pequeño, por el miedo a que volviese a ocurrir un acontecimiento como el de la noche de Año Nuevo. Sin embrago, Blanca asegura que para ella “es una tranquilidad tener un Centro de Urgencias al lado de su casa” y que probablemente, si no existiera “mi hijo no habría sobrevivido”, ya que el Centro de Urgencias más cercano, se encuentra en la localidad de Riaza, a 21 kilómetros de Ayllón. Ambos municipios se comunican por una carretera, que según ha apuntado Blanca “está en buen estado”, pero “es una zona llena de encinas y por la noche, cualquier animal puede cruzarse en la carretera”.

En el caso de que el Centro de Riaza no existiese, los habitantes de Ayllón, “tendríamos que acudir a las urgencias de la capital segoviana, a unos 100 kilómetros del municipio”, “es mucha distancia” para una población en la que “hay muchas personas mayores y muchos niños que pueden verse en una situación similar a la que yo viví con mi hijo”. Además, Blanca ha recordado que “también existen muchos pueblos colindantes al municipio de Ayllón”, que “tienen una población muy envejecida y que carecen de medios de transporte para trasladarse a Riaza o Segovia”. La vecina de Ayllón, ha ejemplificado la posible situación que se daría en el municipio si las Urgencias Médicas desapareciesen: “si te rompes una pierna a las 10:00 horas de la noche, y llegas al Centro a las 10:05, ya no tienes a nadie que pueda atenderte”.

Por otra parte, Blanca Nieto, ha calificado como “una faena” la decisión del cierre de las Urgencias Médicas de la localidad segoviana y ha apuntado que el ambiente que se respira en Ayllón es “malo”, añadiendo que existe “miedo e inseguridad” entre los vecinos, ante esta decisión.

Desde Ayllón, “esperamos que el consejero recapacite”, ha asegurado Blanca, quien ha añadido que “tampoco es tanto dinero” el que supone mantener las urgencias médicas de este municipio. “Sabemos que la situación económica no es buena, pero el consejero debe mirar por los vecinos, que al fin y al cabo son sus votantes”.

(Blanca no ha querido hacer declaraciones acerca de la opinión que tienen la alcaldesa de Ayllón sobre esta situación).