Un total de 6.232 alumnos de Castilla y León se inscribieron para participar estas Navidades en el Programa Centros Abiertos. Este Programa de conciliación de la vida familiar y laboral que presta la Consejería de Educación a las familias se oferta en 72 centros educativos de las nueve provincias de la Comunidad.

El Programa Centros Abiertos comenzó el día 23 y se desarrolla los días 24, 26, 27, 28, 29, 30 y 31 de diciembre y 2, 3, 4, 5 y 7 de enero del próximo año. Por provincias, 175 escolares acudirán a tres centros de Ávila; 636 a siete centros de Burgos; 716 a diez de León; en Palencia serán 305 alumnos que asistirán a cinco centros; en Salamanca otros 1.200 a 13 colegios; en Segovia 506 niños a diez centros; en Soria 156 a uno; en Valladolid 2.255 escolares a 20 colegios abiertos; y en Zamora serán 286 los pequeños que acudan a tres centros educativos.

La Consejería de Educación estableció el programa Centros Abiertos en el curso escolar 2004-2005 y consiste en la apertura, los días laborables no lectivos y los sábados laborables de octubre a junio, así como, los días que sean laborables, de lunes a viernes durante el mes de julio, de los centros docentes públicos, puestos a disposición por el ayuntamiento del municipio que, anteriormente ha establecido un convenio de colaboración con la Administración Educativa Regional.

En la actualidad el Programa Centros Abiertos se presta en 72 colegios de Educación Infantil y Primaria que ofrecen este servicio durante los sábados por la mañana, los días no lectivos, las vacaciones de Navidad, Carnaval y Semana Santa.

Este programa de conciliación ofrece a los padres la posibilidad de que sus hijos acudan a los centros habilitados con este servicio desde las 7.30 a las 15 horas para realizar actividades extraescolares y lúdico-educativas con el objetivo de que sus madres y padres puedan conciliar su vida laboral y familiar.

La programación de las actividades se diseña a través de experiencias lúdicas basadas en un aprendizaje significativo mediante una serie de catálogos de talleres, deportes, manualidades, bailes, que rotan según el día y la semana. De esta forma, los escolares participan, a través de grandes dinámicas del conocimiento, en un juego como método integrador, potenciando su psicomotricidad.

Este servicio complementario dispone por cada 30 alumnos de dos monitores y, por cada 17 escolares más se incrementa la ratio con otro cuidador. En el caso de que participen en el Programa escolares con necesidades educativas especiales, cuentan con un monitor por cada 6 alumnos y, partir de esta cantidad, son dos monitores, a los que se sumará otro por cada seis escolares.