Unión, Progreso y Democracia pidió hoy a Caja Segovia que encarguen una Auditoría Contable y de Gestión para depurar responsabilidades entre los gestores de los últimos años, que evite “encontrarnos con nuevas sorpresas sobre la actividad del equipo anterior”. A través de un comunicado, UPyD aplaudió la solicitud de Caja Segovia a sus anteriores directivos de las retribuciones percibidas, pero solicitó que se tomen medidas “mas efectivas”.

Además, pidieron medidas ejecutivas respecto a la responsabilidad civil o penal del anterior Consejo de Administración que, según añadieron, refrendó todas las decisiones que nos han llevado a esta situación, “que han supuesto el endeudamiento hipotecario de gran parte del patrimonio de la fundación, hasta comprometer su futuro inmediato”.

La formación magenta, que ya iniciaron acciones legales contra Caja Segovia, añadieron la petición de que se acuda a la vía judicial para exigir responsabilidades a los representantes de Caja Segovia en Navicoas Asturias, Agudíez y Varas, “por su desastrosa gestión”, que en la actualidad ha hecho que la entidad vea hipotecados el 23’5 por ciento de sus inmuebles.

Para finalizar, UPyD opinó que en aras de esclarecer la situación real de la entidad la nueva directiva debería de estar liderada por personas ajenas al anterior, porque “eso les impide ir más allá, y empezar a depurar responsabilidades en vía judicial en vez de pedir amablemente que devuelvan lo percibido”. En este sentido, pidieron a la nueva directiva que se personen como acusación en las causas abiertas a iniciativa de UPyD en la Audiencia Nacional y en los juzgados de Segovia.