UPyD lamentó hoy que en la fundación Caja Segovia, que nombró esta mañana su gestora, continúen presentes miembros de partidos políticos. Para la formación magenta, la Junta de Castilla y León desoye a la sociedad civil “que ya ha expresado de forma clara, precisa y contundente sobre la necesidad de despolitización de la Caja de sus restos y de su futura Fundación”.

A través de un comunicado incidieron en que con la presencia de miembros del PP, además del PSOE, sindicatos y patronal, el Gobierno regional se asegura “anteponer los intereses de los administradores ocultos”, que según su opinión, son los verdaderos responsables del expolio de la Caja. Además, aseguraron que la Junta consigue evitar que “se tomen las medidas necesarias que devuelvan a Segovia el dinero y los bienes que nunca debieron haber salido de la Caja”.

Para la formación liderada por Luciana Miguel, la Junta de Castilla y León con representantes en la Comisión de Control, “debieron tomar medidas para evitar el expolio, que se materializó no solo en las indemnizaciones y prejubilaciones de sus directivos, varios de ellos eran y son altos cargos del PP, sino además en las dietas y viajes de presunta formación con los que compraban la voluntad de sus consejeros”.

Además de señalar que los miembros del antiguo consejo de administración demostraron su “nula intención real” de depurar responsabilidades en el caso Caja Segovia, UPyD exigió a la Junta que reconsidere su nombramiento y nombre una junta gestora con profesionales y sin afiliación directa a los partidos políticos.