El partido UPyD de Segovia ha denunciado que la sociedad Segovia 21 perdió durante los últimos años la cantidad de 11.587.611,54 euros por la mala gestión del consejo de administración que lideraban Atilano Soto y Jesús Sánchez y en perjuicio de sus principales accionistas, Caja Segovia, la Diputación Provincial y la Cámara de Comercio. Fuentes del partido, que presentarán en el día de hoy sus estudios a la Fiscalía de Segovia, esperaron que las “escandalosas” cantidades puedan ser explicadas por los tres miembros del consejo de administración llamados a declarar por la Audiencia Provincial, Manuel Escribano, Jesús Sánchez y Jesús Postigo, así como por el empresario que gestionaba el complejo, Elías Benatar.

Respecto a éste último, los magentas recordaron que la empresa de la que era presidente, la mercantil Fomento Territorial, percibió durante el año 2010 un importe de 1.623.617 euros dedicados a comisiones por ventas. UPyD solicitó conocer en concepto de qué recibió dicha cantidad y advirtieron la posible relación entre Benatar y el ex diputado del Partido Popular, Jesús Merino, relacionado con la trama Gürtel, responsable, según UPyD de que la empresa comenzara a operar en Segovia.

Por otro lado, la formación política que lidera Luciana Miguel, denunció además la pérdida de un montante que alcanzaría los 8.100.000 euros en beneficio hacia Fomento Territorial por la gestión integral de Segovia 21. Al respecto, UPyD critica que “una sociedad que tiene más consejeros que empleados”, tenga que encargar dicho cometido a una empresa externa, más aún teniendo en cuenta que el presidente de Segovia 21, Atilano Soto, cobraba la cantidad de 110.000 euros anuales, como explicaron a Segoviaudaz.es. En definitiva, continuaron, se trata de unas duplicidades “sin sentido”, que cuestionan al papel del consejero delegado como del director genera. “O los honorarios de Fomento Territorial eran, a todas luces, desproporcionados o los sueldos del Consejero Delegado y el Director General no debían haberse pagado nunca”, aseveraron.

Para finalizar UPyD incidió una vez más en el “posible trato de favor” que Segovia 21 mantuvo hacia la empresa Segóbrida del Eresma, a la que se permitió una dación en pago que causó un perjuicio de 1.863.994,54 euros por deudas contraídas y que, según recalcaron, “produjo un grave perjuicio” a los demás accionistas.