El Alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes ha asegurado esta mañana que “el Ayuntamiento no ha cambiado de posición en todos los años que llevamos con las cerchas ahí puestas”, tras una rueda de prensa conjunta a la que ha asistido también el delegado territorial, Javier López-Escobar. El edil ha manifestado su conocimiento de retirar dichas estructuras, y ha añadido que “para economizar y hacer las cosas de una manera más adecuada, esa retirada se ejecutaría conjuntamente con la rehabilitación del Teatro Cervantes”, cuyas obras se paralizaron cautelarmente, por una decisión del anterior delegado territorial en el 2006, año desde el que el edificio permanece en tal estado.

Arahuetes ha añadido que las cerchas deben ser retiradas “no solamente por una creencia, sino porque así nos obliga el Tribunal Superior de Justicia”. “Lo que está claro es que nosotros tampoco queríamos gastar dinero, cuando estaba pendiente la adjudicación y posterior restauración del Teatro Cervantes”, por lo que, como ha apuntado el edil, mañana habrá una moción del Ayuntamiento de Segovia en la que se debatirá la petición de la tramitación de la adjudicación de las obras por parte del Ministerio, al que de no ser así “pediremos que adelante lo necesario para retirar las cerchas del Cervantes”, puesto que la cantidad presupuestada aproximada es de 60.000 euros, dinero que, como ha declarado Arahuetes, “ahora mismo no tenemos”.

Por su parte, el delegado territorial ha apuntado que no se ha determinado un plazo concreto para la retirada de las estructuras, y que la Comisión Territorial de Patrimonio, de la que López-Escobar es presidente, trató este y otros asuntos, pero este tema por su relevancia “ha adquirido condiciones de titular”, añadiendo que “nos ha parecido razonable recordar que eso todavía se debe hacer, independientemente de los proyectos o planes que para ello tenga el Ayuntamiento”.

“Tenemos una estructura que perturba la contemplación y conviene animar para que se resuelva”, ha apuntado López-Escobar, a lo que el edil ha respondido que “espera que la Junta de Castilla y León sea igual de sensible con el Palacio de Enrique IV, que lleva allí ocho o diez años en una situación también lamentable, con una estructura externa que hace feo el lugar”. Sobre ese asunto, “hay una decisión que está en presupuestos para este año y que está en vía de proyectos para resolver la primera parte de los andamios que también esta perturbando la contemplación del conjunto histórico”. López-Escobar calcula que a finales de año pueda haber un proyecto aprobado, y que la cantidad presupuestada, “pueda empezar a dar sus frutos” para una consolidación del muro y permitir una “vuelta a la normalidad, al menos aparente, hasta que contemos con el presupuesto necesario para acometer la obra de ampliación del Museo Esteban Vicente”.