Uno de cada diez asalariados (9,5 por ciento) en Castilla y León cobraba en 2009 menos de 707,40 euros mensuales, es decir, 75.500 personas de los casi 800.000 que trabajan por cuenta ajena en la Comunidad. Así los desvela la estadística del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el decil de salarios del empleo principal, en base a datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

El dato es más sangrante dada la época actual de crisis, y más si se tiene en cuenta que otras 68.800 personas, el 8,6 por ciento del colectivo de asalariados cobran entre los 707,40 euros citados y 1.008,18 euros. En resumen, ello quiere decir que prácticamente cobran por debajo de los mil euros casi una quinta parte de los asalariados de la región, o lo que es lo mismo, en torno a 144.300 personas.

La estadística se elabora en base a una normativa europea referente a las encuestas de fuerza de trabajo en los países miembros que establece que a partir de 2009 se ha de añadir esta variable, referida al empleo principal, a dichas encuestas (a la EPA en España), expresándose en forma de deciles salariales. Para calcular éstos, se ordenan todos los asalariados según la cuantía del salario mensual percibido y se dividen después en diez grupos iguales, es decir, con el 10 por ciento de los trabajadores en cada grupo.

El primer decil salarial corresponde al primer grupo de trabajadores, o sea al 10 por ciento con menores salarios; el segundo, al 10 siguiente, y así sucesivamente hasta llegar al décimo decil correspondiente al 10 por ciento de trabajadores con mayores ingresos. Cada uno está definido por su media (salario medio del grupo) y por los salarios inferior y superior que lo delimitan.

De este modo, la Comunidad de Madrid y País Vasco presentan las proporciones relativamente mayores en salarios del tramo más elevado. Es decir, que el 14,4 y el 14,1 por ciento de los asalariados de ambas regiones, respectivamente, corresponde al decil más alto, con lo que perciben 3.222,65 euros o más, con lo que se confirman como las regiones más ricas de España, junto con Aragón y Navarra, con el 11,6 y 11,5 por ciento, respectivamente.

Extremadura, con el 5,8 por ciento, y la Comunidad Valenciana, con el 6,8 por ciento, son las que tienen menos trabajadores por cuenta ajena que cobran este tipo de sueldo.

En este sentido, Castilla y León, situada en torno a la media nacional, registra una cifra del 8,9 por ciento de los casi 800.000 trabajadores. Se trata de 70.500 empleados por cuenta ajena que perciben en torno a 3.222,65 euros.

Por el contrario, la mayor concentración de salarios correspondientes al decil más bajo (por debajo de 707,40 euros), se produce en Extremadura (el 13,7 por ciento), Murcia y Andalucía (ambas con el 12,6 por ciento de los asalariados). Mientras, País Vasco y La Rioja se encuentran en el extremo contrario, con el 7 y el 7,6 por ciento de asalariados que cobran por debajo de esos 707,40 euros, con lo que Castilla y León, con casi el diez por ciento, se encuentra en torno a la media nacional.