Una patena de la época visigoda se ha convertido en la nueva ‘pieza del mes’ del Museo de Segovia. La pieza del mes es una actividad que el Museo realiza durante todo el año con el fin de acercar al público los fondos que forman la exposición permanente, ofreciendo al visitante una explicación monográfica de piezas representativas de un periodo o manifestación artística que se seleccionan y renuevan cada trimestre.

Durante los meses de octubre, noviembre y diciembre, el Museo de Segovia ha seleccionado la pieza “patena de época visigoda”. Esta pieza forma parte de un lote formado junto a una jarrita. Objetos ambos inéditos, que fueron comprados por la Junta de Castilla y León a un anticuario de Segovia. Su procedencia es desconocida, a través de los datos obtenidos del anticuario, se conoce que ambas piezas vienen “de la zona Norte de la provincia o Sur de la de Valladolid”. Las dos piezas se encuentran asociadas desde que se tiene noticias de ellas, aproximadamente desde el año 1975, lo que permite hablar de un conjunto litúrgico.

La pieza ha sido realizada a molde en bronce o latón fundido. El perfil podría denominarse como de pequeño plato, con paredes de tendencia vertical y ala horizontal de escaso desarrollo. Muestra un pie en forma de anillo de escasa altura, irregularmente cilíndrico, y un umbo central decorado, en el anverso. Sobre el ala figura una inscripción. Tanto la decoración de la pieza como las letras, se realizaron mediante punzones, golpeados sobre el metal. Sobre esa zona se aprecia una perforación con restos de soldadura en el reverso, debida claramente las huellas de fijación del mango, perdido hoy. El material está agrietado en el reverso quizá como consecuencia de los golpes necesarios para arrancar ese mango.