El segoviano José Ignacio Sánchez Serrano, natural de Cuéllar, se alzó con el primer premio del concurso fotográfico ‘Cada lugar, una historia’, organizado por la Fundación del Patrimonio Histórico, en colaboración con la empresa de servicios culturales SERCAM, por su imagen titulada ‘Turismo’. Se trata de una instantánea en blanco y negro en la que se refleja la sombra proyectada por el Acueducto de Segovia sobre un grupo de turistas. El jurado valoró la capacidad del fotógrafo para “hacer presente un acueducto que apenas se adivina, a través de luces y sombras y de una magistral composición de líneas”. “Bajo sus pies formidables, transcurre la vida, sobre la que se proyecta”, añadió el jurado.

El segundo premio recayó en el malagueño Sergio Reyes por su foto ‘Contemplación’, una imagen, también en blanco y negro, tomada en el convento de Las Dueñas de Salamanca. El jurado tuvo en cuenta “el carácter casual y reflexivo a la vez de la instantánea, protagonizada por la sucesión de la espléndida columnata renacentista, en la que alguien contempla el peculiar claustro interior, apareciendo entre sus arquerías”.

Además, otras 14 fotografías que, aún sin lograr ninguno de los dos premios, se reconocen meritorias fueron seleccionadas entre las destacadas. Algunas de esas imágenes están tomadas ante las catedrales de Salamanca, Burgos y León, en el casco antiguo de Segovia, el monasterio de Silos, Las Médulas, la muralla de Urueña, el castillo de Gormaz, San Baudelio de Berlanga, San Juan Bautista de Palenzuela y el puente de San Lorenzo de Tormes, Ávila.

En total, 470 fotografías, enviadas por 203 personas, competieron en esta segunda edición de ‘Cada lugar, una historia’. El nivel de participación multiplica por cuatro los trabajos presentados en 2011 y evidencia “la consolidación del concurso”.

Llama la atención la significativa presencia de fotógrafos de fuera de Castilla y León. Casi la mitad de los concursantes procedían de otras Comunidades Autónomas, especialmente de Madrid, seguida del País Vasco y Andalucía, e, incluso de otros países, como Argentina, explicaron fuentes de la Fundación.

A través de este concurso fotográfico la Fundación del Patrimonio Histórico trata de reflejar los valores y cualidades de los bienes culturales y del patrimonio histórico de Castilla y León, y de forma muy especial, su relación con las personas. No se interesa únicamente por la belleza estática sino también por la referencia humana y social. Además de la calidad técnica, estos premios recompensan las visiones personales y los aspectos singulares y expresivos de las instantáneas.

Los premiados recibirán un diploma acreditativo y premios en metálico de 600 y 350 euros respectivamente, que se entregarán en el marco de la fiesta anual que la Fundación del Patrimonio Histórico celebra a finales de septiembre. Quienes han merecido una mención especial por sus fotos recibirán un diploma que lo acredita.

El jurado de esta segunda edición del concurso estuvo compuesto por el director de SERCAM, Jesús Álvaro Arranz; el diseñador gráfico, José Ramón Almeida; el director de Producción y Video Carrera, Jesús Caramanzana; y los técnicos de la Fundación del Patrimonio, Zoa Escudero, Joaquín García y Lucía Garrote.