El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, y el Presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, han plasmado su firma en el nuevo convenio de colaboración para la prestación del Servicio de Extinción de Incendios en los municipios de la provincia, que estará vigente hasta el 31 de diciembre de 2015.

De esta manera, ambas instituciones renuevan el acuerdo alcanzado en el 2006 con el objetivo de lograr la mayor cobertura capaz de proteger de forma rápida y eficaz a las personas y bienes que estén afectados por un incendio, accidente de tráfico u otro tipo de siniestro de emergencia que exija la intervención del cuerpo de bomberos.

Con el nuevo documento, los bomberos de la capital intervendrán preferentemente en casi un centenar de municipios de la provincia, aunque extenderán su actividad al resto, siempre y cuando la emergencia así lo requiera.

Como recoge el documento, siempre estará preparado para atender cualquier salida del Parque de Segovia, el denominado “equipo de intervención tipo” dotado de una autobomba o un vehículo de equipamiento de excarcelación o uno mixto según el siniestro; un conductor y dos bomberos, aunque todos los medios, humanos y materiales, que integran el Parque de Bomberos de la capital, estarán disponibles si fuera necesario.

De todas formas, los parques de bomberos de la Comunidad de Villa y Tierra de Coca, Cuellar, Riaza, Pedraza y Sepúlveda, así como los de los ayuntamientos de El Espinar y Cantalejo atenderán preferentemente los siniestros que se produzcan en sus zonas de influencia.

El convenio entre el Ayuntamiento y la Diputación establece la compensación que realizará la institución provincial al consistorio segoviano. Se ha fijado una aportación anual fija de 156.000 euros y dos variables: una de 90.000 euros, como mínimo, que corresponderá al cobro de la tasa fijada por la Diputación provincial según su Ordenanza Fiscal por la prestación del servicio, un dinero que el Ayuntamiento destinará a la adquisición de material o vehículos para el Servicio de Extinción de Incendios municipal, y otra aportación de 40.000 euros, como máximo, si la salida requiere de más efectivos que los que integran el “equipo de intervención tipo”.

El convenio también incluye la formación conjunta y coordinada del personal que integra el Servicio de Extinción de Incendios de la capital y el de los parques provinciales así como la cesión, entre ambas instituciones, de los bienes que queden amortizados, pero puedan ser de utilidad en otros servicios.

El documento contempla un mecanismo de colaboración y coordinación entre el Parque de Bomberos de Segovia y los de la provincia, tanto en la organización de la prestación del servicio, como en la coordinación de los avisos de emergencias, bien sea a través del 112 o a través de otra vía. Estos avisos serán evaluados por los bomberos de Segovia y derivados a las unidades que sean necesarias, según la envergadura del siniestro.

También se incorpora un mecanismo de información mejorado, respecto al convenio anterior, mediante el cual, los bomberos de la capital comunicarán con un sms a responsables de la Diputación, cualquier incidente en la provincia y les remitirán mensualmente un informe con las salidas efectuadas que dará lugar al cobro de las tasas por parte de la institución provincial, un dinero que revertirá en el Ayuntamiento de la capital anualmente.