El director general de Planificación e Innovación de la consejería de Sanidad, Rafael Sánchez Herrero, anunció en Segovia que la región contará con un sistema único identificador de pacientes. Así lo aseguró durante la inauguración del XXVIII Congreso de la Sociedad Castellano-Leonesa-Cántabra de Medicina Interna (SOCALMI) que reúne en la capital del Acueducto a más de un centenar de médicos. Ante ellos, Sánchez Herrero agradeció el “compromiso y buen hacer” de los facultativos, al asegurar ser consciente de que éstos han acusado los efectos de la crisis, aunque esa situación “no la han notado los pacientes”.

Otras comunidades, como Baleares, iniciaron hace un mes la implantación del sistema identificador que, como próximamente en Castilla y León, servirá para que los pacientes de dispongan de una única historia clínica, frente a las cuatro de media que tienen actualmente. Según destacó, éste será uno de los avances que se registrarán a lo largo de este año, así como la implantación del sistema de contabilidad analítica en Atención Especializada en Castilla y León, señaló el director general de Planificación e Innovación.

En cuanto a las Unidades de Diagnóstico Rápido, Rafael Sánchez Herrero destacó los buenos resultados obtenidos en la Comunidad. Atienden a 800 pacientes mensualmente, la mayoría proceden de los servicios de Urgencias y Atención Primaria y requieren atención por patologías del aparato digestivo o circulatorio. Estas unidades comenzaron a funcionar en Salamanca en el año 2008 y desde entonces, explicó, se han ido implantado en los hospitales de la región; la última que se puso en funcionamiento, fue la de Ávila en enero de este mismo año.

A este respecto, el doctor Aurelio Fuertes Martín, del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, expuso el funcionamiento de esta unidad que nació ante “los cambios demográficos, en los patrones de enfermedad o en expectativas de salud”. La Unidad de Consulta de Atención Inmediata de Salamanca “se diseñó como alternativa a la hospitalización convencional en Medicina Interna”, subrayó Fuertes Martín para quien las principales debilidades del sistema son “las relaciones inestables con los servicios centrales porque, en ocasiones las exploraciones se retrasan, y el desarrollo escaso de la consulta de atención de pacientes pluripatológicos”.

En cuanto a las fortalezas, “el equipo humano, la satisfacción de los profesionales, ser una referencia en el hospital y la proyección que ha habido en la Comunidad” son algunas de sus principales bazas, según Fuertes Martín. El 53 por ciento de los usuarios son derivados a Atención Primaria, el 21 por ciento a otras consultas hospitalarios, el 7 por ciento a cirugía y el 6 por ciento son ingresados.

El tiempo de espera medio para su atención es inferior a 48 horas. En el XXVIII Congreso de la Sociedad Castellano-Leonesa-Cántabra de Medicina Interna participan 120 profesionales para analizar el presente y futuro de la Medicina Interna “con un programa muy actual, con temas que están ahí”, enfatizó el director general de Planificación e Innovación de la consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León. Opinión compartida por ponentes y congresistas.