La subdelegada del Gobierno, Pilar Sanz, y el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia, Javier López-Escobar, presentaron en el IES Duque de Alburquerque de Cuéllar el Plan de convivencia y mejora de seguridad en los centros educativos, que busca potenciar la prevención de riesgos y la cooperación policial con la comunidad educativa. “Tiene como objetivos potenciar la prevención ante los riesgos por el uso de internet y las nuevas tecnologías, el acoso escolar, bandas juveniles, acceso a drogas y alcohol, vandalismo, violencia sobre la mujer, xenofobia o racismo”, destacó Sanz.

El plan refunde los anteriores de ‘Convivencia y mejora de la seguridad escolar’ y ‘de respuesta policial al consumo y tráfico de drogas en los centros educativos y sus entornos’, y tiene carácter permanente, en lugar de ajustarse a un tiempo determinado, como sucedía con los dos anteriores. En este sentido, la subdelegada añadió que “supone una mayor implicación y coordinación, si cabe, por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, al contemplar más actuaciones dentro de los centros educativos”.

De este modo, tal y como indicaron fuentes de la Delegación del Gobierno a través de un comunicado recogido por Ical, el plan propone reforzar la seguridad de los centros educativos y su entorno; ofrecer los recursos policiales a jóvenes con el fin de trabajar principalmente en la prevención de riesgos a los que éstos se ven expuestos, y por tanto, mejorar la protección frente a ellos; intensificar la vigilancia policial en los entornos educativos; coordinar con la comunidad educativa todas las actuaciones del plan; y contribuir a la formación de los alumnos en el respeto a los derechos y libertades fundamentales.

Asimismo, el plan también pretende incrementar el conocimiento de los menores y los jóvenes sobre los recursos policiales para asuntos relacionados con la seguridad ciudadana y su prevención.

En el curso académico 2012-2013, la Guardia Civil y la Policía Nacional impartieron 106 charlas con alumnos y mantuvieron 82 reuniones con profesores y ampas, en las cuales se trataron temas relacionados con las drogas y el alcohol, el acoso escolar, los riesgos en internet y la violencia escolar.

El delegado territorial de la Junta, por su parte, destacó en la presentación de este nuevo plan la importancia de la cooperación policial con las autoridades educativas, intensificando los contactos directos entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y los equipos directivos, profesores, alumnos, madres y padres para, entre otros objetivos, como incidió, mejorar el conocimiento de los menores y jóvenes sobre los recursos policiales para la prevención de la delincuencia y protección de las víctimas; y sobre cuestiones de seguridad ciudadana, como acoso escolar, bandas juveniles, acceso a drogas y alcohol, vandalismo, violencia sobre la mujer, xenofobia o racismo, especialmente a través de internet y las nuevas tecnologías.

 

Contra las nuevas tipologías delictivas

Fuentes de la Delegación Territorial insistieron en que se pretende hacer frente a nuevas tipologías delictivas y amenazas que desde el mundo físico tienen reflejo en el virtual. Además, las unidades especializadas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la detección de delitos a través de la Red crearán un archivo conjunto que recogerá indicaciones actualizadas sobre el uso seguro de las nuevas tecnologías e internet.

Otro de los cometidos del plan es contribuir a la formación de los alumnos en el respeto a los derechos y libertades fundamentales y en los valores de dignidad e igualdad entre hombres y mujeres. Igualmente, incorpora expresamente a sus actuaciones la difusión del contenido del Protocolo Facultativo de la Convención de los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de los niños en la pornografía, elaborado en Nueva York el 25 de mayo de 2000.

Para su aplicación se incrementará la vigilancia policial en las inmediaciones de los centros escolares para prevenir y combatir el tráfico, consumo y tenencia de drogas, así como todo tipo de conductas violentas relacionadas con los menores y los jóvenes, a fin de mejorar la seguridad global tanto en los centros escolares como en su entorno.