‘El contraste del tiempo’ propone un peculiar recorrido por el ayer y el hoy de uno de los barrios más antiguos y singulares de la ciudad de Segovia.

De la mano del periodista Carlos Álvaro y del fotógrafo Javier Segovia, textos y fotografías se unen para realizar una visita distinta y sugerente en la que contrastan imágenes de hace un siglo con el aspecto que ofrece el mismo enclave en la actualidad.

La Asociación Segoviana de Numismática y Coleccionismo ha cedido un buen número de fotografías antiguas, pertenecientes a una colección particular, sobre cuyos motivos ha trabajado el fotógrafo Javier Segovia, buscando los mismos rincones y enfoques, reviviendo a veces con nuevos personajes algunas de las antiguas instantáneas. Es así como sorprende con imágenes paralelas de la Plaza de San Lorenzo, la Calle del Puente de San Lorenzo o las Fábricas de Loza y de Carretero, vestigios del pasado industrial de este pintoresco barrio.

La muestra nos permite pasear “por el San Lorenzo de antaño, impregnado del olor procedente de los molinos harineros y el frescor de las huertas cercanas, atravesado por el rumor del río y el traqueteo de las carretas” que eran los únicos sonidos que se escuchaban en el barrio el pasado siglo XX. En contraposición, encontramos el bullicioso San Lorenzo de hoy en día “con el trasiego de gentes de lo más diverso, pero depositario, al fin y al cabo, del espíritu de los vecinos que lo habitaron en el pasado”, señala Carlos Álvaro.

El Centro ‘Los Molinos’ de Segovia acoge esta exposición ‘San Lorenzo. El contraste del tiempo’ hasta el 30 de mayo.