El Servicio de Emergencias Castilla y León 112 recibió anoche una llamada informando de una posible intoxicación por monóxido de carbono en una vivienda situada en el número 31 de la calle Cabachuelas, en la localidad segoviana de Villaverde de Íscar.

Cuando llegaron al lugar de los hechos a atender a una mujer que se había desvanecido, saltó el detector de gases.

El Servicio de Emergencias dio aviso del incidente a la Guardia Civil de Segovia, a los Bomberos de Segovia y a Emergencias Sanitarias de Sacyl que trasladó hasta Villaverde de Íscar una ambulancia de soporte vital básico.

En la vivienda, los facultativos atendieron a tres personas, un niño de 6 años y dos mujeres de 21 y 27 años, respectivamente. Fueron trasladados posteriormente al Hospital Comarcal de Medina del Campo.