Castilla y León cerró el primer trimestre del año con un tasa de paro del 15,86 por ciento, hasta alcanzar los 185.900 desempleados, una cifra inferior a la media nacional que registró 4,6 millones de parados, con una tasa del 20,05 por ciento, según publica en su edición de hoy el diario ABC, que se hizo eco ayer de un error del Instituto Nacional de Estadística (INE) al publicar los datos de la Encuesta de Población de Activa (EPA) que estaban previstos para el viernes, 30 de abril.

A expensas de conocer los datos “oficiales” dentro de tres días, el vicepresidente segundo y consejero de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, quien consideró que las cifras hechas públicas hoy estarán en la línea de las reales, manifestó que este aumento del paro coloca a España en una “situación insostenible”, por lo que reclamó medidas estructurales, no sólo coyunturales.

El consejero opinó, como en otras ocasiones, que los de la EPA son los datos “reales” de la situación actual, “ya que los del paro registrado están siempre maquillados por el Gobierno para evitar cierta alarma”. En cualquier caso, destacó que el comportamiento de Castilla y León es “más distante” que la media del conjunto de las autonomías y, aunque muestra una “etapa de crisis”, comentó que no se puede olvidar que se trata de una región de interior, “cuando las comunidades que mejores tasas tienen son las del norte de España porque tienen mayor entereza”.