Canela, crema de naranja, mazapán, bizcocho blanco, chocolate, toques de licor, agua, azúcar y anís y un tueste artesano por la parte de arriba. Estos son los ingredientes del Dulce segoviano, la nueva delicia de nuestra tierra que hará del día 6 de diciembre, el epicentro del sabor además del día de la conmemoración de nuestra Ciudad Vieja y su Acueducto como Patrimonio de la Humanidad.

El Acueducto dibujado sobre este postre deleitará el paladar en este día conmemorativo en el que la Asociación de Pasteleros de Segovia ofrecerá unas mil raciones en la Plaza Mayor. Para ello, será necesario adquirir antes el ticket el Centro de Recepción de Visitantes al precio de 1,50 euros, destinado a la elaboración del mismo. Ese mismo día también se podrán adquirir en la Plaza Mayor entre las 13:00 horas y las 15:00 horas.

El Dulce segoviano, que se convertirá en el postre conmemorativo de la ciudad, se extenderá a las demás pastelerías de la ciudad, aunque la elaboración del mismo viene dada por las Pastelería María, Salón de té Divas, Pastelería Anyu, Pastelería Acueducto y las Pastelerías Yagüe de El Espinar y el Obrador de Palazuelos.

Turismo de Segovia promocionará este nuevo pastel junto al resto de repostería segoviana y regalará un marcapáginas con la receta del postre y una copia del certificado que entregó la UNESCO a Segovia el 6 de diciembre de 1985.

Jesús Manso, Presidente de la Asociación de Pasteleros de la Provincia de Segovia ha presentado en Dulce junto a Clara Luquero, Conceja de Cultura para la ocasión de esta celebración cuyos actos de celebración finalizarán el 6 de diciembre, día en el que se cumple el veinticinco aniversario de la Declaración.