La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, y el presidente de la Diputación Provincial de Segovia, Francisco Vázquez, han firmado un protocolo a través del cual ambas instituciones se comprometen a llevar a cabo el acondicionamiento y la señalización del itinerario rural de Segovia hasta la ermita de San Frutos en el Parque Natural de las Hoces del río Duratón. El objetivo de ambas instituciones, con este acuerdo, es facilitar el trabajo diario de los agricultores y ganaderos de la zona, fomentar la fijación de población en el medio rural, potenciar las comunicaciones entre los municipios y con ello mejorar la calidad de vida de sus vecinos. Además de poner en valor este espacio con importantes recursos que contribuyen al desarrollo económico y social del nordeste de Segovia.

El camino rural que une Segovia y la ermita de San Frutos, situada en el Parque Natural de las Hoces del Río Duratón, de 77 kilómetros de longitud, constituye un eje vertebrador de los 20 núcleos de población por los que discurre. Además este recorrido posee un elevado interés paisajístico y cultural, y actúa de desarrollo económico de esa zona.

El protocolo suscrito contempla el compromiso de ambas administraciones de acondicionar ese camino, del que se encargará la Junta de Castilla y León, y su posterior señalización, responsabilidad de la Diputación Provincial de Segovia. La Consejería de Agricultura y Ganadería se encargará de los trabajos necesarios para acondicionar este camino, como mejorar los accesos, y favorecer la movilidad de vehículos y personas. Para ello, entre las medidas concretas, está previsto la construcción de 12 pasos de personas que permitirán la utilización de este itinerario.

Para la señalización del itinerario, del que se encargará la institución provincial segoviana, se instalarán tres carteles informativos en Segovia, Pedraza y Villar de Sobrepeña. Se colocarán también 17 señales de madera que incluirán una placa serigrafiada y se ubicarán 65 mojones informativos de madera que también incluirán una placa indicativa. “Esta actuación en el nordeste de la provincia de Segovia, permitirá facilitar el trabajo diario de los agricultores y ganaderos de la zona, potenciar la movilidad entre los municipios por los que discurre y con ello mejorar la calidad de vida de sus vecinos, y fomentará la fijación de población en ese entorno”, reiteró la consejera de Agricultura.

El protocolo suscrito entre la consejera de Agricultura y el presidente de la Diputación de Segovia es fruto del compromiso de ambas instituciones por el medio rural. El pasado 30 de agosto, las dos administraciones mantuvieron una reunión institucional, la primera de la legislatura, en la que se comprometieron a colaborar y trabajar de forma conjunta en el desarrollo de actuaciones de apoyo al sector agrario y al desarrollo rural en la provincia de Segovia.

Con la firma de este protocolo se concreta una nueva iniciativa conjunta entre la Consejería de Agricultura y Ganadería y la Diputación Provincial de Segovia. La primera de las acciones conjuntas que se han puesto en marcha tras la reunión ha sido el acuerdo del pasado 13 de octubre, junto con la Diputación de Valladolid, para la Promoción del Ajo de Vallelado. Un convenio que contempla actuaciones para mejorar y potenciar la obtención y producción de ajo de siembra saneado de la variedad Vallelado.