La Federación de Servicios Públicos de UGT (FSP-UGT) denunció hoy que la “fiebre del recorte” de la Junta de Castilla y León en extinción de incendios se dejaron notar durante el incendio que arrasó 40 hectáreas en la zona de Cuéllar (Segovia) durante el pasado fin de semana. El sindicato lamentó la inexistencia de una cuadrilla de incendios en la comarca, al no estar operativa hasta el 1 de julio, y la eliminación de una de las dos de las que disponía para la campaña contra incendios. “Solo dispondrán de una cuadrilla para una de las comarcas con mayor superficie forestal de la comunidad autónoma”.

Mientras tildaron de “inaudito” la fecha de inicio de la campaña el 1 de julio, el sindicato ensalzó la “profesionalidad y compromiso” de los agentes medioambientales de la Comarca de Cuéllar a pesar de “no tener servicios de guardias de incendios durante el sábado”. En declaraciones recogidas por Segoviaudaz.es, criticaron la reducción del precio de los servicios de guardias de incendios en un 14 por ciento a ingenieros, agentes medioambientales y forestales, así como a los celadores de medio ambiente y otro personal laboral

En este sentido recordaron que los profesionales respondieron a la alerta incluso después de finalizar su jornada laboral en “un incendio que se pudo convertir en uno de los más trágicos de la historia de la provincia”. Por este motivo, aprovecharon para pedir precaución a la ciudadanía este verano tras las amplias lluvias de invierno y primavera que propiciaron una gran cantidad de material fino y hierbas, material sumamente peligroso en la proliferación de incendios, aseveraron.

A la vez que FSP-UGT pidió que el dispositivo de extinción vuelva a contar con los mismos medios con los que contaba, reclamó mayores inversiones en trabajos selvícolas preventivos de incendios durante el invierno porque, según aseguraron, éstos no se realizan en Segovia desde hace 3 años e incrementan el riesgo de propagación ante casos de incendios.