La elevada afluencia de turistas registrada en la ciudad de Segovia, con motivo del Puente de la Constitución y la Inmaculada, obligó a cortar el tráfico en el casco histórico este domingo para evitar que se colapsaran las calles del centro urbano.

La Policía Local tuvo que adoptar la decisión a primera hora de la tarde autorizando únicamente el paso de vehículos al centro de la ciudad, a los residentes y a los vehículos de transporte público. Además, la mayoría de los aparcamientos se completaron y fueron numerosos los vehículos que quedaron mal estacionados. También muchos hoteles y restaurantes de la capital colgaron el cartel de completo y se formaron largas colas a las puertas de los establecimientos para poder disponer de una mesa en la que degustar la gastronomía segoviana.

Desde el Ayuntamiento, la Empresa Municipal de Turismo de Segovia decidió duplicar las visitas guiadas por la capital para atender al creciente demanda de visitantes. También las localidades de la provincia tienen una alta ocupación, en especial, los alojamientos de turismo rural, que se encuentran al 100% en numerosos casos, según indicaron fuentes de la Asociación de Turismo Rural y Activo de Segovia (Aturacse).

La empresa Renfe reforzó los trenes que enlazan Madrid y Segovia, con 1.400 plazas más. Las carreteras también notaron el alto volumen de tráfico, aunque no se produjeron accidentes de relevancia. Sólo la lluvia y la niebla complicaron la circulación en algunos tramos, especialmente, en las zonas de montaña. Desde la DGT e Iberpistas se ha anunciado que puedan ocasionarse problemas en el regreso del Puente.