La Dirección General de Tráfico pondrá en marcha un dispositivo especial de control de alcoholemia a conductores entre el 11 y 17 de julio. En el mes de julio del pasado año, 27 personas perdieron la vida en accidentes de carretera y nueve resultaron heridas. En un gran porcentaje de esos accidentes el consumo de alcohol pudo ser el factor desencadenante, de ahí que se vayan a intensificar las pruebas de alcoholemia durante este mes.

Las pruebas no solo se realizarán en horario nocturno, sino también en horas del medio día, para que los controles resulten también disuasorios de ingestión de bebidas alcohólicas durante las comidas. “Está demostrada la relación entre consumo de alcohol, incluso a bajas concentraciones etílicas, y la reducción de la capacidad de conducción que se refleja en el deterioro de la atención, de las funciones visual y auditiva, perturbaciones en el campo perceptivo, cansancio, somnolencia o fatiga muscular y los accidentes de circulación”, señala un comunicado.

Fuentes de la DGT informaron de que durante la pasada campaña especial sobre control de tasas de alcoholemia en la Comunidad, 168 conductores fueron denunciados en los controles efectuados por la Guardia Civil de Tráfico. Asimismo, expresaron que en los últimos cuatro años se ha reducido el porcentaje de positivos en las campañas de alcoholemia, pasando del 1,12 por ciento en junio de 2006 a 0,72 por ciento en diciembre de 2010.

Desde el 1 de enero hasta el 31 de mayo de 2011 se registraron 351.345 pruebas a los conductores de Castilla y León, de las cuales 1,15 por ciento resultaron positivas (4.024 pruebas). El porcentaje de positivos por provincias fue más elevado en Valladolid, 1,5 por ciento, seguida por León, 1,43 por ciento, Palencia, 1,33 por ciento, Zamora, 1,23 por ciento, Segovia, 1,1 por ciento, Burgos, 1,08 por ciento, Salamanca, 1,04 por ciento, Ávila, 0,78 por ciento, y Soria, 0,3 por ciento.