La Dirección General de Tráfico llevará a cabo una campaña especial de control de motocicletas que se acompañará con anuncios en televisión, prensa, radio y mensajes en los paneles de información en carretera la próxima semana, entre el 7 y el 13 de junio. En este tiempo, la DGT estima que controlará unas 10.000 motocicletas en las carreteras de la Comunidad.

La campaña persigue rebajar las cifras de siniestralidad en las carreteras, teniendo en cuenta que en lo que va de año, hasta el 1 de junio, se produjeron nueve accidentes mortales con motocicletas implicadas en Castilla y León, frente a cinco en el mismo periodo de 2009. El 33,33 por ciento de los accidentes se produjo en fin de semana y en jornadas festivas.

Hay que señalar que no llevar casco:

– Incrementa el riesgo de lesión en la cabeza.

– Incrementa la severidad de las lesiones de cabeza.

– Incrementa el tiempo en hospital.

– Incrementa la probabilidad de muerte como consecuencia de lesiones en la cabeza.

Llevar el casco:

– Desciende el riesgo y la severidad de las lesiones en un 72%.

– Desciende la probabilidad de muerte en un 39%, dependiendo de la velocidad de la moto.

– Desciende el coste del cuidado médico asociado a los accidentes.

Mientras, con el uso del casco, la probabilidad de salir ileso del siniestro aumenta en un 20%; y tres de cada cuatro motoristas que fallecen, lo hacen a consecuencia de heridas en la cabeza. Además, no llevar casco puede suponer 200 euros de multa, 3 puntos e inmovilización del vehículo.

De los conductores de motocicletas que se vieron implicados durante el presente año en accidentes mortales, el 77,78 por ciento llevaba puesto el casco, y en el 77,78 por ciento de los accidentes la edad de los conductores era de entre 35 y 64 años. Las provincias que presentan hasta el momento mayor siniestralidad en este tipo de vehículos son León (tres) y Salamanca (dos). En la campaña pasada, la DGT controló 10.224 motocicletas, actividad que se saldó con 287 conductores denunciados, el 2,81 por ciento del total.