Cuando un proyecto te cambia la vida, la implicación es máxima. Este es el caso de Isabel Hernández, que compagina su trabajo como periodista en el Gabinete de Comunicación de Sage, multinacional de software, con un voluntariado en la Fundación Recover, que nace en España en 2006.

Parece sencillo, pero no lo es. Desde hace un tiempo, esta segoviana dedica los días de descanso y sus vacaciones a trabajar para reducir las terribles deficiencias sanitarias de Camerún. En terreno, y aplicando sus conocimientos laborales y sus valores personales, hace un poco más sencilla la vida a los pacientes de los hospitales en los que la Fundación tiene proyectos.

 

Isabel, ¿Cómo describirías para los lectores de Segoviaudaz.es la sanidad en Camerún?

En Camerún, como en otros países de África Subsahariana, la sanidad es totalmente privada y está al alcance de unos pocos. El sistema sanitario no llega a una inmensa parte de la población, para quienes asistir a un hospital o comprar medicamentos es un lujo que no se pueden permitir.

Camerún es un país aquejado por una rampante pobreza. Los intereses de su deuda externa consumen una parte significativa de los recursos del gobierno, que afecta a la prestación de servicios básicos como la salud o la educación. Los recortes en los presupuestos han provocado una caída de la calidad de los servicios médicos y el consecuente deterioro de la salud pública.

Alrededor del 51% de la población vive por debajo de la línea de la pobreza, con crecientes tasas de mortalidad en menores de cinco años. Un 5,5% de la población adulta vive con sida y dispone de un médico por cada 1.000 habitantes. La esperanza de vida al nacer no supera los 50 años para los hombres y 48 para las mujeres.

 

Cada día, y sin apenas medios, has dedicado tu estancia en Camerún a la ejecución de una consultoría para valorar las necesidades de uno de los hospitales donde colabora la Fundación. ¿Qué es lo que más te ha sorprendido de sus carencias? ¿Y de las diferencias con España (no materiales)?

Los vecinos del barrio donde está ubicado este hospital San Martín de Porres, un suburbio de chabolas a las afueras de Yaundé, capital de Camerún, dicen que es el hospital de los milagros. Y esto lo dicen porque, al menos, en este hospital gestionado por monjas dominicas, siempre se les recibe y se les presta atención sanitaria a precios sociales. Si no pueden pagar, se busca la manera de que en cuentren la ayuda.

Pero queda mucho camino por recorrer. Se hace mucho con poco, pero se necesita mucho más para conseguir tener hospitales dignos con personal profesional y buen equipamiento. Bajo mi punto de vista, el reto está en conseguir tener hospitales de primer mundo, estemos donde estemos. Se necesitan hospitales sostenibles a lo largo del tiempo con plantilla sanitaria local que luche y se implique por mejorar el sistema sanitario de estos países. No hay cosa más lamentable que pasearte por África y ver hospitales o escuelas abandonadas. Proyectos solidarios que probablemente se iniciaron con ilusión y con fondos, pero sin una planificación a futuro. Desde la Fundación Recover trabajamos para ayudar a gestionar a las contrapartes locales y que los proyectos pervivan en el tiempo.

Y en cuanto a diferencias y contrastes, para mí lo más terrible es haber visto morir personas de todas las edades a causa de enfermedades que se curan con un simple antibiótico. El tercer mundo es que una cría de once años se queda sordo muda por una meningitis mal curada; que la mala nutrición de los recién nacidos no les permita llegar al mes de vida o que una joven muera desangrada en un parto difícil o simplemente realizado en malas condiciones en una cuneta al lado de un camino.

Pero las buenas noticias es saber que hay mucha gente empeñada e involucrada en ayudar a paliar las consecuencias de tanta desigualdad. Yo me he encontrado con muchas a lo largo de estos años.

La Fundación Recover extiende su labor social a otras zonas de Camerún y África, ¿cómo es la experiencia de los voluntarios/profesionales?. En tu caso, te has formado para poder ofrecer un asesoramiento de calidad, marcando estrategias y buscando soluciones viables y responsables.

La Fundación Recover Fundación Recover, Hospitales para África nace en 2006 en España a partir de la iniciativa de un grupo de profesionales vinculados al sector sanitario y preocupados por la sanidad en los países más desfavorecidos, especialmente África, donde se trabaja para facilitar el acceso de la población a los servicios de salud a precio asequible y con un servicio digno.

Durante estos tres años de esfuerzo y entrega cercana con nuestras contrapartes, compartiendo inquietudes y necesidades, cosechando logros y dificultades, finalmente hemos conseguido con la colaboración de todos, tanto de España como de África, tener proyectos en cuatro hospitales en Camerún, en Burkina Faso y seguiremos ampliando a otros países. También trabajamos trayendo pacientes africanos para que reciban tratamiento en España. Personas desahuciadas que allá no tienen probabilidades de sobrevivir.

En mi caso, llevo tiempo colaborando con el Tercer Sector y he ido adquiriendo experiencia a lo largo de los años. Me siento muy identificada con la misión, visión y valores de la Fundación Recover, trabajando en proyectos de gestión para la mejora sanitaria en África. De todos los másteres y formaciones que he ido haciendo, el que más me ha servido es el contacto humano en terreno: trabajar allí en el hospital contando pacientes, haciendo estadísticas sobre las enfermedades más recurrentes, detectando deficiencias y aportando soluciones de mejora en procesos básicos de gestión, como el uso de las nuevas tecnologías o los beneficios de hacer informes e interpretarlos para poder tomar decisiones.

Al final, como en casi todo, vivir la experiencia de primera mano es lo que te hace sentir parte de ella. Para mí ya los pacientes y sus problemas no son sólo números representados en unos gráficos. Son personas que he visto llegar al centro en busca de ayuda. Eso no se olvida.


Durante tu estancia en Camerún, a través de internet (cuando tenías conexión) relatabas a tus amigos de Segovia cómo era la vida allí, tú día a día, incluso tus experiencias más tristes de muerte, pero otras también llenas de vida y esperanza. Poco a poco, conseguiste que muchos siguiéramos tus pasos y viviésemos en primera persona esta realidad. ¿Buscas la colaboración de compañeros profesionales y amigos en tus proyectos?¿Es fácil llegar a las instituciones y entidades?.

En la Fundación contamos con el apoyo de empresas, instituciones y particulares. Pero hay tanto que hacer que la colaboración es siempre bien recibida, en cualquier modalidad. Los fondos económicos son fundamentales para la adquisición de equipamiento, mejora de infraestructura, recuperación de centros hospitalarios, etc. y, sobre todo, para, como comentaba anteriormente, conseguir que los hospitales africanos lleguen a tener el estándar de calidad que todo ser humano se merece.

 

Han pasado unos meses desde que aterrizaste en España, ¿cómo ha cambiado tu vida?

Hable con quien hable sobre temas de cooperación, todos coincidimos en que se recibe mucho más de lo que se da. Para empezar, un paseo por el tercer mundo te da una idea muy real de lo que, desde nuestro confort y seguridad, entendemos como desequilibrio y desigualdad mundial. Pones el pie en África y empiezas a darte cuenta de vivimos en el mejor de los mundos. No sé si se cambia, pero desde luego, te lo piensas dos veces a la hora de quejarte por cualquier inconveniente. Te cambia el rasero por el que medir determinadas cosas.

 

¿Es complicado colaborar como voluntarios con vosotros?¿Qué pasos deben seguirse?¿Con qué otras acciones podemos colaborar?

Me alegro que me hagas esta pregunta. Ahora lo digo con el gorro de periodista y creo que una imagen vale más que mil palabras: os invito a los seguidores de Segoviaudaz.es a conocer mejor nuestro trabajo y proyectos a través este vídeo resumen y a que visitéis nuestra web donde tenéis toda la información para colaborar con nosotros. Muchas gracias.