La primera de las manifestaciones que convocaron los trabajadores del Restaurante Aqqueducto frente al Ayuntamiento de Segovia, para quejarse ante la decisión del Consistorio de no renovar los permisos de su terraza, sita en la Plaza Oriental, ha tenido, según fuentes municipales, un excaso éxito de participación, «ya que han asistido dos personas, de las cuáles uno era el abogado del Restaurante», señalan desde el Ayuntamiento de Segovia.

Según un comunicado, la intención de manifestarse se alargará por tiempo indefinido durante todas las mañanas a las 9:15 horas en la Plaza Mayor. «La decisión de clausurar la terraza del restaurante no va a dejar otra alternativa a la dirección del mismo, que dejar sin su puesto de trabajo a 11 de los empleados» comentan los responsables del restaurante.

Por su parte, el Ayuntamiento de Segovia explica que la concesión de la terraza no ha sido aprobada por los problemas que la dirección de Aqqueducto tiene con la Casa Consistorial como deudas, denuncias por ruidos y falta de limpieza, quejas vecinales o la implantación fijada en el suelo de publicidad y cartelería, prohibida en la zona.

El director del restaurante Aqqueducto ha negado la presencia de su abogado en la manifestación y ha considerado como lamentable “la información falsa” remitida por el Ayuntamiento. “No es cierto que estuviera nuestro abogado, estaba yo con tres de nuestros empleados”, ha explicado para añadir que tiene intención de denunciar a la Policía por haber cohartado su derecho a la libertad de expresión al conminarle ésta durante la manifestación a la retirada de la pancarta que portaban. “Lo único que queríamos hacer era una expresión pública del acoso constante al que nos está sometiendo este alcalde, que no nos permite hacer nuestro trabajo libremente”, ha dicho.

Según ha indicado, sus problemas comenzaron cuando hizo pública una carta remitida al alcalde en la que pedía que no se colocara una carpa con una exposición en la zona que normalmente ocupa su terraza, por el daño económico que ésta podía suponer para el negocio. “Desde entonces, su actitud hacia nosotros es de acoso y derribo”, ha asegurado. Sus problemas continuaron cuando le fue comunicado la no renovación de la licencia de terraza, información que llegó tres días fuera de plazo. “Nosotros solicitamos la renovación un 11 de noviembre de 2010 y la carta del Ayuntamiento llegó el 13 de diciembre, cualquiera que sabe contar se da cuenta de que habían pasado más de un mes, plazo que señala la ordenanza municipal”, explica.

Desde entonces “hay días que se presenta hasta cuatro veces la Policía en restaurante para exigirnos que retiremos la terraza, cosa que no vamos a hacer hasta que haya un juicio y una sentencia que nos obligue a hacerlo porque es nuestro derecho”, explica en alusión a la ordenanza REGULADORA DE LA OCUPACION DE LA VIA PÚBLICA Y OTROS ESPACIOS ABIERTOS AL PÚBLICO CON TERRAZAS. Así, esta ordenanza municipal dice que “Las renovaciones para la instalación de terrazas durante todo el año (de enero a diciembre), se entenderán autorizadas por silencio administrativo si en el plazo de un mes el interesado no recibiera requerimiento municipal de subsanación de deficiencias de la documentación aportada.” Alegaba el Ayuntamiento en su comunicación que se le denegaba la terraza por haber colocado publicidad del restaurante en la vía pública, “cosa que hacen muchos locales en Segovia sin que a ellos se les haya denegado la terraza”, indica el director de Aqqueducto.

El restaurante, ha presentado un recurso administrativo a esta negación de la licencia que, como ya se ha indicado, llegó fuera de plazo. “Hasta que no haya una sentencia, no pienso retirar la terraza porque estoy en mi derecho.