Los trece nuevos ministros, miembros del equipo de Mariano Rajoy, han tomado posesión de sus cargos en el Palacio de La Zarzuela en una ceremonia en la que, ante el Rey, todos han optado por la fórmula del juramento. Un acto que han llevado ante la Constitución y la Biblia y tras el que se han dirigido a sus correspondientes departamentos para llevar a cabo el relevo de carteras.

Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta y ministra de Presidencia y Portavoz; Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad, José Manuel García-Margallo (Asuntos Exteriores y Cooperación), Alberto Ruiz-Gallardón (Justicia), Pedro Morenés (Defensa), Jorge Fernández Díaz (Interior), José Ignacio Wert (Educación, Cultura y Deportes), Fátima Báñez (Empleo y Seguridad Socia), José Manuel Soria (Industria, Energia y Turismo),  Ana Mato (Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad) Cristóbal Montoro, Ana Pastor (Fomento) y Miguel Arias Cañete (Agricultura), mantendrán su primer su primer Consejo de Ministros el próximo viernes.

La vicepresidenta y ministra de Presidencia y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró hoy que ejercerá su cargo con “esfuerzo, tesón y humildad” porque del trabajo del nuevo Ejecutivo depende el “bienestar de mucha gente y la mejora, en la manera de lo posible, de su calidad de vida”.

La número dos del Gobierno, que recibió la cartera ministerial en La Moncloa de manos del anterior ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, recordó que muchos ciudadanos “han puesto sus esperanzas» en este Gobierno les han pedido que no les defrauden. En este sentido, la también portavoz del Gobierno entiende que son “momentos de una responsabilidad histórica” debido a la delicada situación económica, tiempos que, en su opinión, exigen también “diálogo y moderación”.

“Diálogo con todas las fuerzas políticas. Uno siempre puede tener algo de razón pero hay que tener siempre presente que todos pueden tener sus razones y hay que escucharlas. Del contraste de razones siempre vienen las mejores soluciones”, subrayó Sáenz de Santamaría, quien en su toma de posesión estuvo arropada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y varios compañeros del nuevo gabinete. Entre ellos, la nueva titular de Fomento, Ana Pastor, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, el de Exteriores, José Manuel García Margallo, el de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria y la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez.

Precisamente, la creación de puestos de trabajo será la principal tarea del nuevo Ejecutivo, un objetivo en el que, según la vicepresidenta, todo el Gobierno deberá trabajar de “forma coordinada”. “Se trata de un plan global en el que unos deberán trabajar para paliarlo, otros para mejorar la confianza dentro y fuera de las fronteras, otros para generarlo, y otros para que, mientras se crea, ningún español quede desprotegido”, sostuvo.

Además, Sáenz de Santamaría se comprometió a mantener un diálogo con la ciudadanía desde la “sinceridad y el realismo”. “Como portavoz me corresponde trasladar a los ciudadanos un diagnóstico sincero de la hondura de la crisis, pero también hacerles partícipes y cómplices de las soluciones que pueden llevar a paliarla”.

Pero sus primeras palabras fueron para agradecer a Mariano Rajoy la confianza que siempre ha depositado en ella. “Los mejores consejos que he recibido en política me los ha dado él, así que con arreglo a estos consejos asumo el cargo con sentido del deber, con sentido común y con cierto sentido de la deportividad”, espetó.

Durante el acto, al que también acudieron el presidente del Senado, Pío García Escudero, la vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos, su homólogo en la Cámara Alta, Juan José Lucas, y la presidenta de Castilla-La Mancha y secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, Sáenz de Santamaría también tuvo palabras de reconocimiento para los funcionarios del Ministerio de Presidencia al que ella llegó hace ahora once años.

“Agradeceré de mis compañeros de esta casa dos cosas: la lealtad y la crítica cuando nos equivoquemos, porque habrá muchas equivocaciones y mejor si las paliamos cuanto antes”, afirmó, para sentenciar que vuelve al Ministerio “con la misma ilusión, con más ganas y con mucha más humildad”.

Antes de la intervención de Soraya Sáenz de Santamaría, el ministro saliente, Ramón Jáuregui, tomó la palabra para manifestar su “honor” por haber formado parte del Gobierno de España: “No hay lugar con mayor sentido del compromiso y la responsabilidad con el país y con las ideas que uno tiene que formar parte del Gobierno”. 

Tras estas reflexiones personales, Jáuregui deseó “suerte” a su sucesora, ya que aseguró que a Sáenz de Santamaría y al resto del nuevo gabinete les tocará gobernar en “tiempos difíciles” en donde muchas veces tendrán que escoger entre lo “malo y lo peor”.

No obstante, Jáuregui consideró que la nueva vicepresidenta está capacitada para esta enorme responsabilidad. “Son momentos para las políticas grandes y para los políticos y políticas grandes. Es evidente que el presidente del Gobierno te ha elegido por ello, así que te deseo la mejor de las suertes y el mayor de los éxitos porque vuestro éxito será el de toda España”, concluyó.

 

Dos ministras castellano leonesas

La nueva ministra de la Presidencia, vicepresidenta y portavoz del Gobierno de Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría (Valladolid, 1971), es licenciada en Derecho por la Universidad de Valladolid y abogada del Estado desde los 27 años de edad en la provincia de León. Fue en el año 2000 cuando se inició en política como asesora jurídica del entonces ministro de Administraciones Públicas Mariano Rajoy a las órdenes directas de su director de Gabinete, Francisco Villar. 

Es especialista en política territorial, motivo por el cual ha ocupado el cargo de secretaria ejecutiva de Política Autonómica y Local del Partido Popular. Además, es miembro del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Popular. En las elecciones generales del 2004 colaboró en el diseño del programa del Partido Popular; y en esos mismos comicios fue en el puesto 18 por Madrid al Congreso de los Diputados, si bien no resultó elegida. Resultó elegida más tarde para ocupar el escaño de Rodrigo Rato, cuando este se trasladó a Washington para presidir el Fondo Monetario Internacional. 

En las elecciones generales de 2008, figuró en el quinto puesto de las listas para el Congreso por la provincia de Madrid, donde fue elegida diputada. El 31 de marzo de 2008, el líder del PP Mariano Rajoy anunció que Soraya Sáenz de Santamaría ocuparía el cargo de portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados en lugar de Eduardo Zaplana, que ocupó el mismo cargo en la anterior legislatura.

Está casada con el abogado del Estado Iván Rosa desde 2006 y es madre de un niño nacido el 11 de noviembre de 2011 que se llama Iván como su padre. Tras ganar el Partido Popular las elecciones generales celebradas el 20 de noviembre de 2011 el líder del PP Mariano Rajoy designó a Soraya Sáenz de Santamaría para dirigir el equipo de traspaso de poderes entre el Gobierno saliente, del PSOE, y el Gobierno entrante, del PP.

 

Por su parte, Ana Pastor nació en la provincia de Zamora (Cubillos del Pan, 1957), aunque confiesa ser una entusiasta gallega de adopción (“a pesar de que no me gustaría renunciar a mis orígenes, ésta es mi tierra”, asegura). Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Salamanca, es también master en Salud Pública, Administración Sanitaria y Dirección de Empresas.

Comienza y desarrolla su actividad profesional en diversas zonas de Galicia, especialmente en la provincia de Pontevedra, a la que siempre ha estado vinculada, ocupando diversos cargos en la administración sanitaria de esta provincia, en la que llega a ser gerente de Atención Primaria y Directora Provincial del Sergas en Pontevedra, Jefa del Servicio de Planificación Sanitaria de la Delegación de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales.

Entre 1996 y 1999 desempeña el cargo de directora general de la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (Muface). En marzo del siguiente año es elegida diputada por Pontevedra, como número tres de la lista del PP, que encabezaba Mariano Rajoy.

Tras la segunda victoria del Partido Popular, en 2002 Pastor se convirtió en la primera ministra de Sanidad de la democracia que contaba con la carrera de Medicina desde la II República. Al frente de aquella cartera, asumió el reto de darle un nuevo impulso a un Ministerio de Sanidad que había quedado vacío de contenidos y funciones tras el traspaso a las comunidades de las competencias que hasta hace poco gestionaba el Estado.

Posteriormente fue nombrada Subsecretaria del Ministerio de la Presidencia, renunciando al escaño de parlamentaria, siendo sustituida por Lucita Villar, conforme a la práctica seguida por los miembros del Partido Popular tras ser nombrados altos cargos de la administración. Al pasar Rajoy al departamento de Interior, Pastor es nombrada subsecretaria del Ministerio del Interior.

En la Administración Central del Estado desempeñó, entre otros cargos, la Subsecretaría del Ministerio de Educación y Cultura y Ministra de Sanidad y Consumo. En marzo de 2004, tras la victoria socialista, es nombrada coordinadora de Participación y Acción Sectorial del Partido Popular hasta octubre de ese mismo año. Asimismo, en el 15 Congreso Popular es elegida Secretaria Ejecutiva de Política Social, en octubre de 2004.

Ha sido vocal suplente de la Diputación Permanente, vocal de la Comisión de la Cooperación Internacional para el Desarrollo, así como vocal de la Delegación española en el Grupo de Amistad con el Congreso de la Nación Argentina. Como funcionaria de carrera, pertenece al Cuerpo Superior de Salud Pública y Administración Sanitaria.

Ha sido diputada electa por Zamora en las legislaturas VII y VIII, patrono de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) y en el XV Congreso Popular fue elegida secretaria ejecutiva de Política Social. Hasta su nombramiento como ministra de Fomento, era vicepresidenta segunda de la Mesa del Congreso de los Diputados, diputada por la provincia de Zamora y coordinadora de Participación Social del Partido Popular.