El silencio que ha llenado durante décadas la vieja cárcel de Segovia, roto sólo por los duros chasquidos de cerrojos de hierro, ha dado paso hoy a sonoros espectáculos cerrados con aplausos en la primera jornada de puertas abiertas del programa artístico Galerías.

Se trata de la principal propuesta cultural municipal para el viejo presidio que se ha transformado en galería de arte. El antiguo conjunto popularizado por la fuga masiva de internos de ETA, en 1976, y por el rodaje de diversas películas, fue invadido por los ciudadanos libres que acudieron a ver los espectáculos de diez artistas repartidos entre otras tantas celdas. Así, la oscuridad y el silencio han sido transformados con diferentes actividades como la danza, la música, el teatro, circo y cortometrajes.

Según los organizadores, el principal objetivo de ‘Galerías’ era el cambio de significado de las celdas, como “lugar de encierro para transformarlas en un espacio para la libertad y la creatividad”. En colaboración con la Obra Social de Caja Segovia, el Ayuntamiento pretende impulsar la promoción de la Capitalidad Cultural de 2016 con esta programación.

Los artistas que exponen sus obras dentro de Galerías muestran proyectos muy diversos, desde un globo gigante que ocupa toda una celda, u otros objetos insólitos para este espacio, hasta proyecciones que confieren una gran perspectiva a las celdas, reclusiones voluntarias, voyeurismo a través de una mirilla, proyectos derivados de materiales encontrados en la prisión, la celda como espacio de meditación y sueño, el encierro de la clase media o una piraña dentro de una pecera como símbolo del peligro y de la privación de la libertad.

Los autores de estos proyectos son Lola Marazuela y Paco Mesa, Raúl Bravo, Javier Fresneda, Carlos Sanz, Xabier Iriondo, Jaime de la Jara, Juan Zamora, Noaz, Pablo Serret de Ena y Pedro Luis Cembranos, todos ellos jóvenes artistas relacionados con Segovia, el resto de Castilla y León o la vecina Comunidad de Madrid.

“El objetivo de ‘Galerías’ es potenciar la escena artística contemporánea en la ciudad de Segovia”, explicó Oliva María Rubio, de La Fábrica, empresa de gestión cultural que ha comisariado la exposición.

Tras la intervención de hoy, la exposición Galerías podrá verse todos los fines de semana desde el 7 de mayo hasta el 5 de junio (los sábados de 18.00 a 20.30 horas -con visita guiada de 19.00 a 20.00 horas- y los domingos de 11.30 a 13.30 y de 18.00 a 20.30 horas –con visitas guiadas de 12.00 a 13.00 y de 19.00 a 20.00 horas).

 

Experiencias

La antigua prisión provincial de Segovia también permitirá a los ciudadanos aproximarse a las experiencias que pudieron vivir los cientos de personas que pasaron parte de su vida entre estos muros. Lo primero que tendrá que hacer toda persona que entre en La Cárcel será ficharse. Se le toma una fotografía de frente y de perfil, que después se publicará en la web www.lacarceldesegovia.com y ese mismo día se proyecta junto con las demás fotos de fichados en el ambigú que hay en uno de los patios al final de la jornada. Este fichaje permitirá además a La Cárcel comenzar a crear una base de datos de personas que estén interesadas en mantenerse informadas y participar en el desarrollo de este centro. Después se propone a los asistentes un recorrido en el que podrán conocer en una exposición más detalles sobre La Cárcel.

El teatro está presente también mediante las improvisaciones de la actriz Rocío Martín. También habrá una interpretación por parte del Embajador de Segovia 2016, Luis Callejo, e Ignacio Marraco, de ELE, U.T.E., en referencia a uno de los presos más conocidos de España. Habrá además una performance que fusiona vídeo y danza.

El quinteto de Astor Piazolla, del quinteto Kant-Eros y de los alumnos del Conservatorio Profesional de Música ofrecen música de jazz. Y los más pequeños pueden participar en un taller de circo y disfrutar a la vez del espectáculo ofrecido por el Cirque Belui. Todos los asistentes pueden diseñar sus propias chapas o llevarse una con el logo de La Cárcel. Y en el auditorio de la Sala Ex.Presa se exhiben los cortos ganadores en el Festival NotodoFilmFest que se celebra desde hace ocho años en Internet.

 

Historia

El proyecto de transformación de la cárcel en lugar de cultura fue presentado e inaugurado por el vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Política Territorial y Administración Pública y, Manuel Chaves, el pasado mes de marzo.

La antigua cárcel es un edificio de 1891 que sufrió modificaciones hasta 1914. Es un inmueble en forma de cruz que delimita cuatro patios, que junto a los pabellones de las fachadas principal y posterior, y los muros de cerramiento (ahora desaparecidos) configuran una planta casi cuadrada. Los pabellones que forman la cruz albergan las celdas, que ocupan las dos plantas del edificio. La superficie útil aproximada, de todo el complejo, alcanza los 3.800 metros cuadrados. Actualmente esta parte se conserva como plató de cine para rodajes en los que se han grabado películas como ‘Las trece rosas’ o, recientemente, ‘Torrente 4’ o la tv-movie ‘El precio de la libertad’.

El conjunto se completa con los pabellones exteriores ahora convertidos en espacios de cultura, en los que, en su día, se ubicaron las oficinas para la administración y gestión de la Cárcel de Segovia.

Se trata del segundo emplazamiento de las prisiones segovianas. La primera se encuentra en el edificio que ocupa la actual Biblioteca Pública, en la Calle Real. En ella estuvieron presos famosos personajes, entre otros, Lope de Vega y el bandolero segoviano Fernando Delgado ‘el Tuerto de Pirón’. La falta de seguridad fue motivo para crear el nuevo centro penitenciario que sustituye al que ahora acaba de convertirse en centro cultural. Como ejemplo basta citar la famosa ‘Fuga de Segovia’, que recreó la fuga masiva de presos políticos el 5 de abril de 1976. Huyeron 29 internos pertenecientes a ETA y a organizaciones nacionalistas catalanas. La escapada se realizó a través de un túnel excavado en la primera galería que conectaba con los desagües y, seguidamente, con el cauce del río Clamores, que hoy atraviesa, de forma subterránea la ciudad. Tardaron más de seis meses en realizarlo. La fuga del penal de Segovia acabó con la muerte en un encuentro con la Guardia Civil de uno de los cinco presos catalanes de la evasión, Oriol Solé Sugranyes, que precisamente es el motivo de uno de los últimos rodajes llevados a cabo en este edificio.