La asociación ecologista Centaurea denunció hoy la «pésima calidad» del agua de suministro en la Estación de El Espinar (Segovia), en donde alertados por los vecinos, pudieron comprobar la existencia de tierra, arena, gusanos y hasta ranas en los filtros de los contadores de agua atascados.

Por este motivo criticaron la «inacción» del Ayuntamiento de El Espinar a pesar de que, como aseguran, año tras año se le remiten escritos sobre las condiciones del agua potable y la red de suministro. Para ellos, se trata de «una situación que incluso provocar complicaciones sanitarias» que se deben a la antigüedad principalmente de las instalaciones de captación y distribución de agua y a las «malas prácticas» por parte de los servicios municipales. Además, denuncian la falta de inversión en el sistema en contraste con el dinero público que se destina a la celebración del Open de Tenis de Castilla y León, recién clausurado.

Mientras recordaron que los vecinos mostraron a la asociación filtros de los contadores del agua atascados y repletos de partículas de pino y otros restos vegetales o diversos invertebrados, Centaurea advierte que en verano la situación empeora con un agua con mal olor y de color turbio. «Tras limpiarlos, en menos de una semana, ya están de nuevo atascados», aseguraron.

Centaurea aseguró que el Ayuntamiento de El Espinar capta agua del río Moros mermando su caudal y provocando la entrada de una mayor suciedad sin filtrar, por lo que pidió el abandono de esa práctica que provoca la sequía de varios tramos como desde La Panera al puente del Molino de la Villa, «ocasionando graves daños a la fauna dulceacuícola».

También solicitaron desde la asociación ecologista, la instalación de filtros de cabecera en los depósitos que impidan la entrada a la red de suministro de todo tipo de elementos y que se dote a la Estación de El Espinar de una potabilizadora o un sistema de clorado automático puesto que según señalan, en la actualidad de lleva a cabo de manera manual aportando periódicamente cargas del producto con cloro. En este sentido advirtieron los riesgos de llevarlo a cabo de manera manual debido a la fluctuación del cloro que en niveles altos «puede producir trastornos a la salud».