La Catedral de Segovia y todas las iglesias y conventos de la capital hicieron repicar hoy sus campanas para dar la bienvenida al nuevo Papa Jorge Mario Bergoglio. Tras las votaciones de los 115 cardenales del Cónclave, un mínimo de 77 votos resolvieron otorgar el nuevo pontificado al arzobispo de Buenos Aires (Argentina). Tras la fumata blanca que anunció la llegada del 266 Papa a las 19:07 horas exactamente, el sonido de las campanas en Segovia comenzaron a dar la bienvenida al nuevo sucesor de San Pedro en acción de gracias, según señalaron a Segoviaudaz.es fuentes del Obispado.

Más de una hora después el nuevo Romano Pontífice se asomaba al balcón de la Basílica de San Pedro una vez el cardenal francés Jean-Louis Tauran, en calidad de cardenal protodiácono, pronunciaba la conocida frase «Habemus Papam» para presentar al mundo entero al sucesor de Benedicto XVI. Se trata de Francisco I, como será conocido el primer papa hispanoamericano de la historia.

Sus palabras dirigidas a los miles de personas que le esperaban y que estallaban en gritos al verle, se dirigieron en primer lugar al recuerdo del papa emérito Benedicto XVI a quien le dedicó una oración. El elegido por el Cónclave tras la quinta votación pertenece a la orden jesuíta desde hace 55 años.

Jorge Mario Bergoglio, desde esta tarde el Papa Franciso, nació en Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936. Fue ordenado Sacerdote el 13 de diciembre 1969 y Juan Pablo II lo nombró obispo titular de Auca y Auxiliar de Buenos Aires el 20 de mayo de 1992, según la biografía aportada por la Arzobispado de la capital argentina.

Asimismo, fue consagrado obispo en Buenos Aires el 27 junio de 1992; vicario Episcopal Zona Flores, el 6 de julio de 1992; y vicario General de la Arquidiócesis de Buenos Aires, el 21 de diciembre de 1993. Nombrado por el Papa Juan Pablo II arzobispo Coadjutor de Buenos Aires el 3 de junio de 1997; asume como arzobispo de Buenos Aires el 28 de febrero de 1998. Fue creado cardenal por el Papa Juan Pablo II en el Consistorio del 21 de febrero del 2001, con el título de San Roberto Belarmino.

Bergoglio es miembro de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos; de la Congregación para el Clero; de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica; del Comité de la Presidencia del Pontificio Consejo para la Familia; y del Consejo Post Sinodal.

También es consejero de la Pontificia Comisión para América Latina; presidente de la Comisión Episcopal para la Pontificia Universidad Católica Argentina; gran canciller de la Universidad Católica Argentina; moderador del Tribunal Eclesiástico Nacional de segunda instancia; y moderador del Tribunal Interdiocesano Bonaerense.