Tiene 22 años y vive en Santa María la Real de Nieva, a poco más de treinta kilómetros de la capital segoviana. Vicente Palomares es estudiante del grado superior de Administración de Sistemas Informáticos en Red, este joven, al vivir en un municipio pequeño, conoce de primera mano las necesidades de estas localidades. Experto en informática, cada día amigos y familiares acudían a él para pedirle algún favor, trucos sobre el uso del ordenador o, por ejemplo, para intentar solucionar los problemas de sus equipos. Todo ello le hizo pensar y pronto decidió presentar un proyecto a la Fundación Telefónica que, bajo el título ‘Actualízate 3.0,’ ha sido seleccionado por la entidad que le dará apoyo logístico y económico, aparte de nombrarle un mentor, para hacer realidad este sueño.

“Los cursos consistirán en aprender a usar el ordenador desde cero, a navegar por internet, saber utilizar las herramientas de edición de textos, vídeos, compras por internet (donde comprar y donde no) e incluso como montar ordenadores si alguien estuviera interesado”, explicó el joven a Ical tras detallar que “aun estoy pensando nuevos aspectos y cómo distribuir las clases, pero por suerte cuento con el apoyo económico y logístico de Fundación Telefónica y el mentor que ellos me asignaron, Javier Moralejo, un trabajador de Telefónica que me ayudará a convertir mi idea en realidad”.

Su idea no es nueva, asegura que hace años ya se planteó el impartir clases de informática a gente que no tiene muchos conocimientos sobre las nuevas tecnologías tras observar que la mayoría de gente adulta, a partir de cuarenta año y de entornos rurales, desconoce cómo usar el ordenador de forma adecuada, carece de conocimientos sobre smartphones y, también, “todo lo que estas nuevas herramientas les podrían aportar a su vida diaria”, indica.

Sin embargo, su sorpresa fue más allá al iniciar sus estudios en la capital. Asegura que el desconocimiento de las nuevas tecnologías no se limita a los pueblos ya que, asegura, “en la ciudad hay mucha gente que está empezando a tener contacto con la tecnología, ya sea por los teléfonos móviles o por los ahora tan de moda ebooks y tablets. Cada vez más servicios en las ciudades se están modernizando y a la larga se harán difíciles de utilizar para gente que no tiene conocimientos básicos”.

 

Una salida laboral deseada y necesaria

La primera fase del proyecto comenzará en Santa María la Real de Nieva, su localidad natal, aunque todavía es pronto para indicar las fechas. “Tengo que reunirme con el alcalde para concretar aspectos y permisos, espero contar con un aula de ordenadores suficientemente grande para la gente que pueda acudir, aunque es difícil concretar”, explica. “Con este proyecto contribuir un poco más en las actividades que se realizan en los pueblos, puesto que cada vez más se abandonan y tenemos que desplazarnos para realizar cualquier actividad o curso”, lamenta este amante del mundo rural que, aparte de su nuevo proyecto, se encarga en la asociación cultural ‘El Claustro’, junto a otro amigo, de gran parte de la organización de las fiestas patronales, eventos para niños y muchas otras actividades que se realizan durante el año en su municipio.

Sin embargo, y volviendo a la informática reconoce que su pasión por esta técnica comenzó muy temprano, cuando apenas tenía seis años, y fue matriculado en un curso. “Mi primera pregunta fue… ¿esta tecla qué hace?», bromeó refiriéndose al símbolo de Windows y, a partir de ese momento, su curiosidad le ha llevado a estudiar y saber cómo funciona la tecnología y a continuar aprendiendo día a día de ella.

Confía en que un futuro el proyecto becado pueda convertirse en una opción de trabajo porque, reconoce, “en este momento en que las cosas están tan difíciles la oportunidad que me está dando ThinkBig es fantástica y hay que sacarla adelante como sea”.

Afirma que la elección del proyecto fue “una gran sorpresa y satisfacción” así como el compartir, de la mano de la Fundación Telefónica y ThinkBig, un fin de semana en Guadarrama en que los 119 autores seleccionados de distintos proyectos en todo el país tuvieron la oportunidad de conocerse y compartir inquietudes. Ahora, su principal inquietud es arrancar ‘Actualízate 3.0.’ un sueño propio que pronto comenzará a ser una realidad.