Antonio Sanz Cabello aseguró en una jornada sobre municipalismo, celebrada esta lunes en Segovia, que “los intereses partidistas del PSOE, consecuencia de su crisis interna” están impidiendo llegar a un acuerdo entre los partidos mayoritarios para “sentar las bases del municipalismo del futuro”. Sanz Cabello pidió al PSOE que rectifique y tiende una mano, en nombre del PP, para que la ley nazca desde el consenso porque es fundamental para el futuro del municipalismo.

Según Sanz Cabello “no hay mejor garantía para el mantenimiento y prestación de los servicios públicos que contar con la financiación necesaria”. Y eso, añadió, es lo que conllevará la normativa que se está elaborando, por lo que alcaldes y concejales, independientemente de su signo político, deberían estar satisfechos con esta ley que, por primera vez, aborda “un gobierno valiente”, según lo calificó el Secretario Nacional del PP de Administraciones Territoriales.

La Ley “es una clara apuesta” del Gobierno que preside Mariano Rajoy por los ayuntamientos y diputaciones. “Estamos ante la verdadera apuesta por el municipalismo y por resolver los problemas de los ciudadanos” porque la local es la Administración más cercana, señaló.

Sanz Cabello aseguró que “el PSOE se precipita en sacar conclusiones, con una maldad extrema y demagogia a la que acostumbra” cuando anuncia la presentación de mociones, recursos de inconstitucionalidad o recogida de firmas contra una ley que todavía no existe”. Los socialistas “se han tirado al monte sin existir la ley ni el anteproyecto”, sentenció.

El presidente del PP de Segovia subrayó que la Ley “no va a suponer la desaparición de ningún ayuntamiento ni va a coartar la libertad municipal”. Francisco Vázquez defendió la labor de alcaldes y concejales que forman “un verdadero voluntariado político” y agradeció al Gobierno que se atreva a “coger el toro por los cuernos” y plantear una reforma seria sobre la Administración local.

El máximo responsable de los dirigentes segovianos también mostró su satisfacción porque el superávit de la Diputación Provincial, de la que es presidente, pueda aplicarse a inversiones y no sólo a rebajar la deuda.