¿Están los enchufes de tu casa ocupados permanentemente por cargadores de todo tipo? ¿te aburre ver cables por todas partes? Viendo la publicidad de Duracell o Powermat, lo más normal es pensar que uno de estos cargadores será el fin de nuestros problemas para cargar las baterías de móviles, mp3, consolas y demás dispositivos…y no es de extrañar con la cantidad de aparatos electrónicos que rodea nuestra vida hoy en día

Poder recargar sin cables nuestros dispositivos parece una solución llamativa, y se nos torna una solución simple, rápida y sin cable para recargar varios aparatos a la vez. La solución de productos como Powermat o de Duracell, se basan en el mismo sistema. La corriente se transmite por inducción: la plataforma crea un campo magnético que produce una corriente eléctrica dentro del objeto que reposa sobre ella.

Pero según un estudio publicado por OCU, Organización de Consumidores y Usuarios, no es oro todo lo que reluce.

 

No todo es tan bonito como parece

Estas plataformas van enchufadas a la red y, según su publicidad, basta con depositar el móvil, el iPod o cualquier objeto electrónico sobre ellas para que se recargue. Por otro lado, no es igualmente fácil “cargar” cualquier dispositivo: muchos modelos de teléfono, como los de Apple o Blackberry, ya que precisan de un estuche especial para realizar la recarga (un estuche que debe ser retirado para poder usar los conectores del teléfono). Otros aparatos, como el iPod, requieren de conexiones especiales.

La recarga es más lenta que con el método tradicional del cargador de enchufe: se calcula que la recarga lleva un 25% más de tiempo que por el método convencional, de 20 a 45 minutos adicionales según el aparato. Estas plataformas cargadoras no son productos especialmente baratos: la plataforma Powermat que analizamos cuesta unos 90 euros más gastos de transporte, los conectores salen por 25 euros… y por ejemplo, la carcasa para el iPhone unos 30 euros más. Cada conector adicional costará otros 6 euros. Fácilmente todo el conjunto puede salir por más de 150 euros.